10 modelos de negocios innovadores que transformarán al país – Noticias AMAGI
17208
post-template-default,single,single-post,postid-17208,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

10 modelos de negocios innovadores que transformarán al país

Argentina está frente a una gran encrucijada. El país es un exportador de alimentos muy exitoso. Al mismo tiempo, se enfrenta a grandes desafíos, como el alto desempleo, la pobreza y la desnutrición en ciertas poblaciones, mientras que la conectividad a Internet sigue siendo un privilegio de unos pocos. El éxito económico no llega a todos los niveles sociales. Sin embargo, tenemos un gran potencial para aumentar nuestra productividad de forma sostenible, respondiendo a las necesidades de las personas y fortaleciendo el bien común, saliendo de la lógica de desarrollo tradicional, siendo disruptivos e innovadores.

 

 

Pensando en la crisis económica que enfrenta Argentina actualmente y todo lo que esta trae, como altas tasas de desempleo, pobreza e inestabilidad social, entre otras muchas otras cosas. Recordamos el informe presentado hace unos meses por el economista Gunter Pauli, Plan A de la Economía Azul. Se trata de una exhaustiva hoja de ruta sobre las 10 propuestas, que involucró a cientos de personas y docenas de viajes a lo largo de la Argentina, para tratar de descubrir los lugares ideales para llevarlos a cabo y establecer un modelo de negocio sustentable y exitoso. En momentos de crisis como los que estamos viviendo, confiamos que estas iniciativas nos inspiren para repensarnos y descubrir el potencial que tenemos en nuestro país.

 

Argentina tiene un gran potencial para lanzar al menos 10 nuevas actividades económicas para transformar nuestra economía. Cada una de estas oportunidades se basa en los recursos disponibles, creando productos de valor agregado y con la capacidad de responder a las necesidades básicas de todos. Estas incluyen: materias primas que son localmente accesibles en abundancia, una infraestructura existente para el transporte y el procesamiento, y una demanda comprobada en el mercado. Esta transformación también garantizará una posición competitiva para Argentina porque se basa en los activos únicos del país.

 

El informe sostiene que las economías resilientes y productivas del futuro serán exitosas al seguir la inspiración de la naturaleza. El desafío de nuestra sociedad moderna es que la mayor parte de nuestra economía, desde la agricultura hasta la industria, desde la ban­ca hasta Internet, ignora a la naturaleza, incluso funciona en contra de ella. Nuestras sociedades y sistemas, en muchos sentidos deliberadamen­te, desafían las leyes básicas que sustentan el funcionamiento de nuestro mundo. No comprendemos las increíbles oportunidades de responder a las necesidades de las personas de agua, alimentos, salud, vivienda, ener­gía y empleos, convirtiendo los recursos fácilmente disponibles y la infraestructura en productos y servicios que se producen y consumen dentro de la capacidad de carga. Si continuamos utilizando las tecnologías y los modelos comerciales de la actualidad, las propuestas en este informe no tienen ninguna oportunidad. Pero si estamos preparados para ir más allá de la razón, e innovar con disrupciones positivas, habrá una rápida transformación de la economía.

 

Es posible que tengamos que esperar mucho tiempo antes de que el mundo dominante del gobierno y de las empresas, rediseñen las reglas del juego empresarial para que el mundo corporativo sirva a la sociedad nuevamente. También está claro que los negocios tradicionales no resolverán los problemas de la humanidad. Entonces, tenemos trabajo por hacer. Hay enormes oportunidades de transformación en beneficio de miles de millones de personas. Entonces, en lugar de depender de “capitanes de la industria” que hoy en día parecen rezar a los dioses de la codicia y del dinero, necesitamos alimentar el surgimiento de “Los Capitanes del Legado”. Éstos son los que dan su mejor energía creativa para transformar el mundo hacia una sociedad mejor, trabajando en armonía con la naturaleza, dedicados a hacer las cosas mucho mejor todo el tiempo. Mientras lo hacen ganarán dinero, y sus hijos y nietos incluso pueden ganar mucho dinero, y no hay nada de malo en eso. Sin embargo, su primera prioridad siempre será la de satisfacer las necesidades de la sociedad: alivianando la pobreza, generando empleos, restaurando la naturaleza.

 

Emprender es, en primer lugar, identificar y dar respuesta a las necesidades. Eso requiere una habilidad para pensar de un modo diferente y navegar por entornos desconocidos. Siempre hay recursos locales disponibles y accesibles, incluso cuando parece que nada hubiera. La clave es descubrir lo que tienes y para qué es útil. Las mejores soluciones a los problemas locales provienen de las oportunidades locales. Con ello surge una sensación de empoderamiento y de fortalecimiento de la comunidad basada en la certeza que posee capacidad de progreso. Solo se necesita abrir los ojos para determinar si hay una necesidad de trabajo, agua limpia o alimentos saludables, y concluir que lo que se ha hecho, hasta el momento, no ha cambiado las necesidades. Ese es el propósito de este informe y su búsqueda para identificar oportunidades que otros aún no han visto.

 

 

10 Oportunidades

 

Aumentar la producción de proteínas con larvas de moscas

 

Argentina produce proteínas para 400 millones de personas. Este es un logro notable para una nación de 44 millones de personas. Pero más notable es aún lo que Argentina puede hacer al mejorar los entornos marinos y terrestres. El uso de larvas de moscas puede con­vertir los desperdicios de la producción de carne, en proteína fresca apta para alimentar a las aves de corral y peces. Solo teniendo en cuenta el uso de residuos, el país puede aumentar su producción de proteínas en más del 30 por ciento. Esta nueva actividad genera un nuevo desarro­llo económico, ingresos y empleos. En el proceso, Argentina limpia su propio entorno, reduce la deforestación y la presión sobre los escasos recursos hídricos, al mismo tiempo que apoya la regeneración del stock de peces, otra fuente de proteínas. Contrariamente a la creencia popular, el aumento de la generación de proteínas puede en realidad limpiar el ambiente. Este enfoque innovador ha ya sido probado a escala, e incluso atraído inversiones importantes, y se encuentra actualmente en un proceso de despliegue mundial. Argentina puede unirse a este pro­yecto e incluso liderarlo.

 

 

Re-energizando la economía local con hongos

 

Argentina genera aproximadamente 18 millones de toneladas de re­siduos vegetales al año. En promedio, el 50 por ciento de esa biomasa puede convertirse en hongos. Eso es 9 millones de toneladas de hongos con un valor de mercado de 1.000 dólares por tonelada. Ese es un valor potencial de 9 mil millones de dólares por año, ingreso que puede crearse simplemente utilizando lo que Argentina, como principal productor de alimentos, tiene en abundancia. Una producción potencial anual de 9 millones de toneladas de hongos por año también significa 200 kilogramos de hongos por argentino por año.

 

Además, El cultivo de hongos puede guiar a Argentina a enfrentar los desafíos nutricionales nacionales. También agrega una nueva dimensión al portafolio de exportaciones de Argentina como uno de los 10 principales productores mundiales de alimentos.

 

 

El poder de los peces, cerdos, cabra, leche y queso

 

Argentina lidera el mundo en dos estadísticas. El país cultiva el mayor porcentaje de organismos genéticamente modificados (OGM) de cultivos, y también es el mayor consumidor per cápita de pesticidas y herbicidas. Estos son hechos interesantes. Entonces acaso, ¿no fue la introducción de OGMs destinada a disminuir, o mejor aún a erradicar, el uso de pesticidas y herbicidas? Bajo esta aparente contradicción yace el principio central de la agricultura industrial moderna: la estandarización. La agricultura del futuro no está basada en OGM; esta se basará en el modelo de la naturaleza. La agricultura integrada, basada en las leyes de la naturaleza, es superior en productividad; genera más valor y empleos y permite a la naturaleza regenerar su suelo. Las comunidades rurales sostenibles, con pleno acceso a todos los recursos de la sociedad de la información, que producen alimentos y energía a nivel local pueden ofrecer oportunidades de empleo e iniciativa empresarial y revitalizar las zonas rurales. Argentina, con su gran extensión de tierra fértil y plana y con una gran cantidad de agua, está en una posición ideal para transformar la agricultura industrial en biosistemas integrados que convierten los residuos en alimentos y combustible para todo el país.

 

 

Salvar bosques, producir papel de piedra

 

El papel de piedra presenta la solución perfecta para las minas conta­minantes. De repente, el desperdicio de las minas tiene valor. Argentina es una nación minera. Rocas trituradas de carbonato de calcio se mezcla con polímeros (HDPE) y se extrae en papel sin la necesidad de agua o celulosa. Es reciclable para siempre sin agua. El valor por tonelada de CaCO3 aumenta de US$ 8 a 1.000. El papel piedra proporciona una mejor solución para el material de embalaje, ya que no deja pasar el aire o el agua, sin la necesidad de capas adicionales.

 

 

Convertir la basura en dinero: la transformación del vidrio

 

Argentina podría implementar una indus­tria de reciclaje de vidrio convirtiendo las botellas y parabrisas en materiales de cons­trucción, aislamiento y como medio de creci­miento en la agricultura a la mitad del costo actual. Se propone generar espuma de vidrio. Convertir vidrio usado en vidrio espumado significa convertir los residuos en un material estructural para la industria de la construcción, así como en una gama de otros productos útiles que agregan un nuevo y más alto valor para la agricultura y la fabricación de muebles. La espuma de vidrio proporciona un ejemplo convincente de cómo un producto, por diseño y uso sistémico, puede eliminar la necesidad de varios productos. Eso crea una nueva dimensión para la sostenibilidad y el desarrollo económico. La espuma de vidrio presenta una atractiva tecnología alternativa sostenible para construir nuevas viviendas con alta eficiencia energética, condiciones de salud excepcionales y calidad ambiental. El material tiene una durabilidad de alrededor de 100 años y, después de eso, se puede reciclar al 100 por ciento. El vidrio siempre se puede reciclar y reacondicionar. No pierde su valor ni su funcionalidad.

 

 

Abundancia de levadura en la Patagonia

 

Argentina es el hogar de una de las biodiver­sidades más rica de levadura silvestre. Este mercado de alto crecimiento para la cerveza, el vino, el pan, el etanol y la alimentación animal es cada vez más demandante de levadura natu­ral para la diferenciación del producto. Pocas personas saben que la Patagonia, junto con el Himalaya, ofrece la variedad más rica de levaduras del planeta, los cuales son pequeños organismos que desempeña un papel fundamental en nuestra vida. Sin la levadura nuestras vidas no serían las mismas: no tendríamos pan, ni saneamiento, ni conservación, ni fermentación … ni cerveza, ni vino, ni kimchi, ni tofu. Las miles de levaduras que prosperan en la Patagonia ofrecen a Argentina una oportunidad única para generar desarrollo económico con un recurso que está disponible de forma gratuita.

 

La gran mayoría de la levadura utilizada para todas estas bebidas es importada, pese a que Argentina posee la reserva de levaduras más gran­de del mundo con más de 1.000 variedades en la Patagonia. Argentina tiene la oportunidad de convertirse en uno de los princi­pales proveedor del mundo de levaduras que pueden crear diversos y únicos sabores en vinos, cervezas, pan y demás productos en todo el mundo.

 

 

Las Fibras Silvestres

 

La ropa que usamos está hecha de fibras cultivadas, algodón y lana, o de fibras sintética como el nylon y muchas otras. Este mercado textil está dominado por unos pocos grandes jugadores que pueden operar dentro de márgenes muy pequeños, pero que gracias a su enorme volumen generan grandes ganancias. En este ambiente estresante, los jugadores más pequeños como Argentina, a pesar de su presencia

 

histórica en el mercado y las millones de ovejas en la Patagonia, no pueden competir con éxito. Sin embargo, Argentina tiene la oportunidad de hacer una contribución única al mercado de la alta costura y al mismo tiempo servir a sus culturas y comunidades indígenas. El país tiene acceso a fibras silvestres de una calidad excepcional que se pueden obtener reconstruyendo las tradiciones que han prosperado en los Andes durante milenios. Las fibras silvestres ofrecen un margen alto y la industria emergente mantiene y regenera ecosistemas frágiles. Hoy, la lana de la vicuña es la más buscada en el mundo. La vicuña ofrece a Argentina una oportunidad económica, social y ambiental única siempre que cambie el modelo comercial de exportación de materias primas y fortalezca a las comunidades para redescubrir sus habilidades y afinidad con la fibra, la vicuña y su ecosistema.

 

 

Del “Fracking” a la Agricultura en 3D

 

Argentina enfrenta un dilema único. Por décadas, el país ha proveído a países vecinos con gas natural. Sin embargo, en los últimos diez años, como las reservas se han agotado, los gasoductos comenzaron a fluir en la dirección contraria y el país se convirtió de un exportador neto a un importador neto de gas. La buena noticia es que es posible tener nuestro propio gas y que a su vez no contamine. Es así como Argentina puede continuar impulsando su economía con gas. Pero con la gran oportunidad de cosechar ese gas de las plantaciones de algas marinas a lo largo de su extensa costa en una forma completamente limpia y renovable con muchos beneficios exteriorizados. Lo leíste bien: en lugar de costos externos, este modelo energético genera beneficios externos. Este es el elemento clave de las nuevas reglas de la economía en transformación.

 

 

Alcanzar el pleno empleo en Formosa convirtiendo la sabana en bosque

 

Cada segundo, unos 500 árboles, que en promedio tardan 20 años en crecer, se cortan en el planeta. Eso significa unos 15 mil millones de árboles cada año. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Argentina se encuentra entre los diez primeros países que más destruyen sus bosques. Quitar los árboles crea campos extensos y accesibles que pueden ser arados fácil­mente. Eso da lugar a la agricultura de monocultivo con la intención de producir los rendimientos más altos posibles utilizando química: fertili­zantes, herbicidas, fungicidas, pesticidas, y genética (OGM). El proble­ma es que hemos estado ignorando las leyes de la física que determinan el delicado equilibrio entre el agua y el sol. La producción cambia por completo cuando se plantan árboles y las leyes de la física vuelven a la ecuación. Entonces, el genio de la naturaleza conducirá a la restauración y regeneración del medio ambiente, y una productividad que permitirá que las comunidades prosperen. El valor de la tierra que proporcio­na agua, energía e incluso genera pleno empleo, construyendo capital so­cial en un ambiente de paz y tranquilidad, aumenta notablemente. Aparece una gama de productos y actividades comerciales: la resina de los árboles, la producción de agua potable, la cosecha de alimentos, la generación de tre­mentina y aceite vegetal que se pueden mezclar en un biodiesel del tipo más simple y al menor costo.

 

 

La Próxima generación de Internet

 

Internet es un componente crítico de la modernización. La economía en línea impulsa las sociedades modernas. Y aunque este crecimiento desenfrenado ha estado en curso durante 25 años, no parece que haya ningún signo de desaceleración. La comunicación 24/7 impulsada por Internet es uno de los factores de crecimiento constante de la economía. Necesitamos frecuencias adicionales. También necesitamos reducir el consumo de energía de la conectividad. Pocas personas se dan cuenta de que cada router de WiFi consume el equivalente a tres buenas lámparas viejas de luz de 60 vatios que se mantienen las 24 horas del día. Las oficinas, e incluso las casas, tienen un número cada vez mayor de routers. Por esa razón, en lo que respecta al consumo de electricidad, Internet es el sector de más rápido crecimiento. Se requiere algo atrevido para revertir esto. La buena noticia es que existe una solución que satisface tanto la necesidad de una mayor capacidad de frecuencia de comunicación como la necesidad de reducir el consumo de energía, es la comunicación LiFi.

 

LiFi viene con muchos beneficios. En primer lugar, su introducción reduce el consumo de energía alrededor de un 80 por ciento, y ofrece servicios adicionales nunca antes imaginados. La comunicación LiFi ocurre a través de luces LED que proporcionan un ahorro de energía inmediato del 50 por ciento. Se puede lograr un ahorro total del 80 por ciento a través de la administración inteligente de energía. Los datos se transmiten a través de los cables de electricidad existentes utilizando la tecnología ADSL actual. La experiencia LiFi de alta velocidad ocurre cuando los datos se transmiten a través de las luces LED en el extremo de los cables. Esto significa que Argentina puede presentar a LiFi como un servicio de conectividad pública sin los presupuestos existentes y la necesidad de ninguna inversión adicional. El avance de LiFi reside en que integra Internet de alta velocidad en el sistema de luz pública.

 

 

Este Plan A ofrece una dirección, y una vez que se han obtenido algunos resultados concretos, otros surgirán rápidamente.

 

Aquellos que desean obtener más información sobre cada uno de los proyectos puede contactarse con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina a través del correo: economiaazul@ambiente.gob.ar. También pueden acceder a el formato digital de este informe en español de forma gratuita en: Descargar Informe Digital aquí

  


 

Fuente Consultada

Gunter Pauli (2017), “Plan A La Transformación de la Economía Argentina”, Editorial en Argentina: Biblioteca Permacultura Calle Ceibo S/N – Cinco Montes / San Miguel del Monte (7220) Buenos Aires / Argentina.

 

Imagen de Portada: Designed by Bedneyimages / Freepik

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: