Actividad para hacer con los más chicos: Llamado urgente a los terrícolas responsables – Noticias AMAGI
18106
post-template-default,single,single-post,postid-18106,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Actividad para hacer con los más chicos: Llamado urgente a los terrícolas responsables

OBJETIVO: Reflexionar sobre el uso adecuado de los recursos

TIEMPO: 1 hora

LUGAR: Cualquier espacio cómodo para leer y reflexionar

PASO A PASO

Lean el texto en familia y luego comenten lo significa ser un terrícola responsable.

Utiliza las siguientes preguntas como guía y añadan las suyas:

  • ¿Cuáles son las características de un terrícola responsable?
  • ¿Cuáles son algunas cosas que un terrícola responsable no debe hacer?
  • ¿Conocen algún terrícola ciento por ciento responsable?
  • ¿Qué cosas hacen que sea difícil ser un terrícola responsable?
  • ¿Dónde deberían entrenar a las personas para que sean terrícolas responsables?
  • ¿Qué cosas deberían enseñar en la escuela sobre ser terrícolas responsables
  • ¿Qué cambios deben hacerse en la escuela para que los niños actúen como terrícolas responsables en el hogar y en la comunidad?
  • ¿Es de la escuela la exclusiva responsabilidad de entrenar a las personas para que sean terrícolas responsables? ¿Quién más debería hacer este trabajo?
  • ¿Cuándo está listo un estudiante para graduarse como terrícola responsable?

“EL TERRÍCOLA RESPONSABLE”

CUENTO ESCRITO POR ISABEL CRISTINA TOBÓN BELALCÁZAR

HABÍA UNA VEZ UN TERRÍCOLA RESPONSABLE QUE SALIÓ EN UN VIAJE AL ESPACIO. ÉL SABÍA QUE SIEMPRE HABÍA SIDO UN BUEN TERRÍCOLA. HABÍA SIDO CONDECORADO POR PRESIDENTES, MINISTROS, ALCALDES; SUS AMIGOS Y VECINOS SIEMPRE QUE LO VEÍAN LE DECÍAN “ERES UN TERRÍCOLA RESPONSABLE” Y ÉL SE SENTÍA ORGULLOSO. TODOS SUS AMIGOS Y VECINOS LO IMITABAN.

ÉL, COMO BUEN TERRÍCOLA, COMPRABA ÚNICAMENTE LO QUE NECESITABA, NUNCA SE LE DAÑABA NI UN TOMATE, SEPARABA LOS RESIDUOS, TENÍA UNA PEQUEÑA COMPOSTERA (UN PEQUEÑO SISTEMA PARA FABRICAR COMPOST), SEMBRABA VERDURAS EN UNA HUERTA, LE GUSTABA COMPRAR SU MERCADO BIEN FRESCO EN UNA VENTA LOCAL CERCANA, DONDE PODÍA COMPARTIR CON LOS VENDEDORES SUS HISTORIAS DIARIAS, TENÍA UNOS ÁRBOLES ALREDEDOR DE SU CASA QUE LE DABAN SOMBRA Y ERAN SU ORGULLO, CUIDABA DE NO MALGASTAR EL AGUA, UTILIZABA BOMBILLOS AHORRADORES Y ADEMÁS USABA LA BICICLETA Y EL TRANSPORTE PÚBLICO PARA DESPLAZARSE. EN REALIDAD, ERA UN TERRÍCOLA RESPONSABLE.

AL VIAJAR AL ESPACIO DEJÓ ENCARGADO DE SU CASA A UN AMIGO, QUIEN CON TODO GUSTO SE QUEDÓ, PUES SABÍA QUE IBA A TENER COMIDA DE LA HUERTA, LA CASA ERA FRESCA… EN FIN, ERA UN PRIVILEGIO QUEDARSE ALLÍ.

EL VIAJE DEL TERRÍCOLA RESPONSABLE DURÓ VARIOS
ERA BONITO, LE GUSTABA OBSERVAR LA TIERRA DESDE ALLÁ, MIRAR LAS ESTRELLAS, PERO LE HACÍA FALTA EL VERDE, ESCUCHAR EL TRINO DE LOS PÁJAROS, COMPARTIR CON SUS AMIGOS Y VECINOS. LE HACÍA FALTA SU TIERRA.

AL REGRESAR, NO VEÍA LA HORA DE SALIR DE SU COHETE; TAN PRONTO COMO ATERRIZÓ, CORRIÓ Y SE ABRAZÓ CON SUS AMIGOS, PERO NO TODO ERA COMO ÉL ESPERABA: HABÍA UNA SORPRESA…

¿SERÁ ESTA SORPRESA BUENA O MALA? VAMOS A VER…

A MEDIDA QUE EL TERRÍCOLA RESPONSABLE SE ACERCABA A SU CASA, EMPEZÓ A OBSERVAR COSAS QUE ANTES NO ESTABAN ALLÍ: BASURA, BASURA A MONTONES, MONTAÑAS GRANDÍSIMAS DE BASURA, HUERTAS MUERTAS, CALLES LLENAS DE AUTOS Y UN HUMO QUE CASI NO DEJABA VER. SU MERCADO FAVORITO TENÍA LAS PUERTAS CERRADAS, PUES DESDE QUE ÉL VIAJÓ YA NADIE COMPRABA ALLÍ.

TUVO UN SUSTO QUE HIZO QUE SU CORAZÓN GALOPARA COMO UN CABALLO, NO COMPRENDÍA LO QUE VEÍA, SUS VECINOS SIEMPRE LO IMITARON Y AHORA TODO ERA UN DESASTRE. SU BUEN AMIGO, EL QUE LE CUIDABA LA CASA, LO ESTABA ESPERANDO, SIN NINGUNA EXPRESIÓN DE QUE ALGO ESTUVIERA MAL; AL CONTRARIO, PARA EL AMIGO TODO ESTABA BIEN, HABÍA CUIDADO SU CASA Y NO LA HABÍA DEJADO CAER. LO QUE SUCEDIÓ FUE QUE CON EL TIEMPO DEJÓ DE HACER LAS COSAS QUE EL TERRÍCOLA RESPONSABLE LE HABÍA PEDIDO QUE REALIZARA. SENCILLAMENTE, NO ENTENDÍA PARA QUÉ SERVÍA ESO. TODOS LOS DEMÁS VECINOS Y AMIGOS SIGUIERON IMITÁNDOLO, Y PENSARON: “SI EL TERRÍCOLA RESPONSABLE TIENE ASÍ SU CASA, POR ALGO SERÁ; ÉL ES UN BUEN TERRÍCOLA”. ENTONCES TODO SE PUSO PATASARRIBA.

EL TERRÍCOLA RESPONSABLE ENTENDIÓ EL MENSAJE, NO SE PUSO MAL, Y SE DIO CUENTA DE QUE SUS VECINOS Y AMIGOS SÓLO LO HABÍAN IMITADO Y QUE EN PARTE ERA SU CULPA: NO SE HABÍA TOMADO EL TIEMPO PARA EXPLICARLES LAS RAZONES POR LAS CUALES SE DEBÍA SER UN BUEN TERRÍCOLA.

DESDE ESE MOMENTO ORGANIZÓ GRUPOS PARA COMPARTIR CON ELLOS EL TEMA DEL CUIDADO DEL AMBIENTE, HABLÓ CON SUS VECINOS, EN LOS COLEGIOS Y UNIVERSIDADES, Y HASTA POR LA RADIO Y LA TELEVISIÓN. AHORA TODOS SABEN POR QUÉ DEBEN SER UN TERRÍCOLA RESPONSABLE.

¿Te animas a ser un terrícola responsable?

El cuidado del planeta es una responsabilidad para toda la vida, y es de cada una de las personas que lo habitamos. Sin importar la edad, cada uno de nosotros debe contribuir al bien común en nuestra vida diaria.


Foto de Portada: Designed by brgfx / Freepik

#Seguinos en Instagram