Bioconstrucciones de hábitats sociales sostenibles – Noticias AMAGI
17350
post-template-default,single,single-post,postid-17350,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Bioconstrucciones de hábitats sociales sostenibles

Bioconstrucciones de hábitats sociales sostenibles

Por Antonio Moretti
antonio.moretti@gmail.com

 

Desde tiempos remotos, en el planeta, se han realizado construcciones con materiales naturales locales, siendo el más utilizado el ADOBE. Un séptimo de la población mundial, alrededor de 1000 millones de personas, viven en habitas construidos con tierra cruda, siendo Irán el país con mayor porcentaje, alrededor del 70 %, y siendo Yemen del Sur, en Shibban, la ciudad más emblemática, pues tiene unos 400 edificios de hasta 10 pisos, sin cemento, sin hierro, sin columnas estructuradas, aunque lo más llamativo es que data de unos 500 años.

 

Creencias modernas, llevan a pensar que este tipo de construcciones, son de baja calidad, y que presentan posibilidades de criar insectos maléficos para el ser humano, nada más alejado de la realidad, primero porque se pueden construir mansiones con terminaciones artesanales bellísimas, y segundo, porque los insectos se crían en paredes en donde hay grietas, ya sean estas de madera, cemento, piedra, o barro; ¡sin grietas no hay insectos!

 

Altos costos en los materiales tradicionales, hacen que se busquen alternativas constructivas, y entre las más eficientes, ecológicas y económicas, se encuentran las construcciones naturales o bioconstrucciones. Asimismo, las construcciones tradicionales, generan el 55 por ciento del efecto invernadero en sus procesos constructivos, por el uso de combustibles fósiles, ya sea en el traslado de cientos de kilómetros de los materiales, y por el uso de maquinaria necesitada de dicho combustible.

 

La “Bioconstruccion” emergió como respuesta a la creciente preocupación por la crisis ambiental. Los materiales naturales pueden proveer una alternativa a las sustancias tóxicas que han llevado a tantas enfermedades ambientales y además provienen de recursos renovables. Las raíces ancestrales de la bioconstrucción se han ido perdiendo y reemplazando por métodos industriales y uso de sistemas intensivos de energía y capital. En nombre del «progreso» riquezas culturales de materiales y tecnologías ancestrales, se fueron abandonando por bloques de concreto, casas de chapa y otros símbolos degradantes del insostenible sueño de la sociedad de consumo, además estas “construcciones modernas” por los materiales que utilizan y por su ineficiencia térmica producen, como ya mencionamos, el 55% de los gases invernaderos.

 

La Bioconstrucción busca resolver el problema habitacional para personas en situación de vulnerabilidad y de escasos recursos económicos, incluyendo técnicas, materiales, formas geométricas bioconstructivas, orientaciones, proporciones y belleza paisajística, con metodología de autoconstrucción.

 

 

¿Cuáles son las técnicas más comunes en construcción natural?

 

 

BAHAREQUE

 

El bahareque es un sistema estructural de muros, basado en la fabricación de paredes que se construyen con un esqueleto de madera, y luego es revocado con un mortero de adobe, que se va metiendo dentro del sistema estructural. El sistema constructivo de Bahareque es muy liviano ofreciendo un clima confortable. Las viviendas son seguras y sismo resistentes. Este material se aplica a cualquier tipo de diseño, el sistema constructivo es muy fácil concebirlo, las herramientas y equipos requeridos están al alcance de todos, y necesita una mínima capacitación.

 

Este sistema de construcción se basa en el entramado y el recubrimiento, combinándose para formar un material compuesto. El entramado se construye con un marco de madera, conectados entre sí con clavos o tornillos, luego, el recubrimiento se fabrica con mortero de adobe aplicado sobre malla de alambre, ésta puede estar clavada directamente en el marco. El material predominante de este sistema constructivo son listones de madera, material natural renovable.

 

Ventajas

El listón de madera es económico y la construcción se puede ejecutar con rapidez. Como material para la construcción la madera es ideal no se agota, es un material muy resistente, es fuerte y durable. Los tiempos de la construcción son breves. La gran ventaja de usar listones de madera para la estructura, es que se levanta la casa en muy poco tiempo, el material resulta muy resistente. Una casa hecha con listones de madera puede aguantar el castigo de huracanes y terremotos, siempre y cuando este diseñado con geometría sagrada en sus dimensiones. El desarrollo de la construcción con listones de madera se extiende más allá de hacer casas, éste material natural es excelente para cubrir pisos, sirve además para mesadas y muebles del hogar.

 

 

QUINCHA

 

La quincha es un sistema constructivo tradicional de Sudamérica y Panamá que consiste fundamentalmente en un entramado de caña o bambú recubierto con barro. Se han usados en las construcciones desde muy temprano en el Antiguo Perú, su utilización masiva se difundió como material sismo resistente debido a la elasticidad con la que se ha hecho el entramado de caña, pues absorbe las vibraciones evitando que se propaguen por el resto de la estructura, también su peso liviano facilita su montaje, aminora las cargas sobre la edificación, cuenta con un razonable aislamiento térmico debido a su mediana inercia térmica, cualidad que es proporcionada por el recubrimiento de barro. Los materiales que lo componen son la arcilla, caña y paja y es totalmente transpirable, generando un agradable microclima en el interior.

 

 

COB

 

El cob es un material de construcción cuyos componentes son arcilla, arena, paja. Es muy semejante al adobe y al tapial, teniendo aproximadamente las mismas proporciones de materiales constituyentes. El proceso de fabricación del cob permite que las construcciones realizadas no requieran ser transformadas previamente en ladrillos, sino que, al igual que en el tapial, el conjunto se construye a partir de los cimientos, en muros de un solo bloque, la técnica utilizada es el modelado directo. Puede ser utilizado para crear formas artísticas, esculturales, la creatividad no tiene límites. Hay registros históricos del COB desde hace 12.000 años, luego cuando llego la «Modernidad» quedo relegado al olvido hasta que a fines del siglo XX fue retomado en países como Escocia en comunidades preocupadas por los desequilibrios de la construcción y su efecto en el ambiente, siendo FINDHORN la más conocida.

 

Ventajas

La principal ventaja es que es una manera de construcción muy ecológica, ya que implica, por un lado, una mayor eficiencia energética utilizando materiales locales como el propio suelo del lugar donde se construye, paja y estiércol de granjas de los alrededores, con lo que la energía requerida y el gasto en extracción de materiales y transporte es menor que las técnicas habituales de construcción. Tiene además la ventaja de ser aislamiento térmico y acústico por el tipo de material y el grosor que los muros aportan, e incluso se regula la humedad interior de manera natural, logrando un promedio del 55 al 60 % de humedad relativa, la más beneficiosa para el ser humano. Es incombustible y resulta sismo resistente, además la construcción con cob es mucho menos contaminante que las técnicas basadas en cemento, ya que utilizan exclusivamente productos naturales que no incorporan elementos tóxicos y que no requieren adicionales de combustible para su fabricación y transporte. Además, estas casas son biodegradables y no generan residuos en la construcción.

 

Otra ventaja de la construcción con cob es que se moldea manualmente cada centímetro de pared, pudiendo permitirse el gusto de crear formas personales, ventanas redondas, incluir otros elementos en la estructura como vidrios de colores, que permiten el paso de luz colorida, etc. aprovechando la creatividad al máximo. Como esas casas con formas redondeadas que más de uno habremos visto en reportajes y que nos recuerdan a las construcciones de hobbits.

 

 

La Bioconstrucción en Argentina

 

Si bien el Congreso de la Nación Argentina, reconoce a la arcilla como material constructivo, solamente queda en eso, un reconocimiento, ya que no hay una política de estado que promueva la bioconstrucción; radicando así en una motivación individual es vez de ser colectiva y nacional.

 

Al día de la fecha, solamente hay ordenanzas municipales en distintas ciudades, que son permapioneras, es decir, gracias al trabajo realizado por permacultores, es que se han presentado proyectos sobre la temática, que han devenido en ordenanzas municipales, como por ejemplo en la ciudad de Mendoza, Bahía Blanca y Capilla del Monte, entre otras.

 

 

Es mi anhelo, al igual que el de todo permacultor, que la bioconstrucción se desarrolle no sólo de manera individual, sino que además sea impulsada por la agenda pública como un medio de acceso fácil y económico para asegurar el acceso a todas las personas a viviendas y servicios básicos; Promoviendo además, una urbanización inclusiva y sostenible.

 

Curso de construcción de un horno de alta eficiencia energética en la Isla del Sol – Lago Titicaca – Bolivia 2017.

 

 

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: