Cerveza con impacto – Noticias AMAGI
16400
post-template-default,single,single-post,postid-16400,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Cerveza con impacto

Cada pinta tiene su historia, hoy te contamos la historia de la cerveza que promueve un mundo mejor.

 

El consumo de cerveza artesanal es un fenómeno mundial que crece a pasos agigantados. En la Argentina hay unas 600 microcervecerías, según un relevamiento de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA). Sólo en la provincia de Buenos Aires, el crecimiento anual de nuevas fábricas durante 2017 fue del 25% (15% en el resto del país). Esos establecimientos bonaerenses tienen una capacidad de producción de 50.000 litros por mes. De esta forma la cerveza artesanal se vuelve un boom en los bares argentinos.

 

Y dentro de todos estos productores hay algunos que se destacan, porque no sólo sus cervezas son muy buenas, sino porque buscan ir más allá, teniendo un impacto ambiental y social positivo. Es así como no sólo crecen de la mano del ambiente, sino que sus valores traspasan el proceso productivo y los bares, para que la experiencia de tomar cerveza sea mucho más que un buen momento. En esta nota te contamos los casos de Temple Brewery y Jarva Brewing Company.

 

 

TEMPLE BREWERY

 

La música y las sonrisas te invitan a entrar, en un clima agradable nos recibieron Tatiana Baigorria, Gerenta de Sustentabilidad; Esteban “Chulo” Rauch, quien está a cargo de Marketing; y Santiago Romar de la organización Más Oxígeno. Como amigos que parecen conocerse desde siempre comenzamos la entrevista, o mejor dicho la charla, porque el ambiente distendido y la apertura de los anfitriones nos hacen sentir como en casa. Entonces nos cuentan que es más que un bar, ellos promueven momentos de felicidad. Las personas van buscando un espacio que los haga sentir bien, donde puedan compartir, encontrarse y re-encontrarse con la gente que eligen estar. Un lugar donde ser feliz, donde reír y conversar. Por eso el cliente está en el centro de todo, buscando ofrecerle una experiencia única. Incluso realizan afters temáticos para dialogar de manera profunda, inspiracional y mediante sanos debates sobre problemáticas sociales. El principal objetivo, es reivindicar el bar como un espacio de encuentro para conversaciones con sentido, buscando un futuro más feliz para todos.

 

Y mientras degustamos sus cervezas y recorremos la fábrica nos cuentan qué hay detrás, porque cada pinta tiene su historia.

 

 

Todo tiene un nuevo uso

 

Comida de Malta

Panes y pizza realizados con bagazo

Desde la materia prima cuidadosamente seleccionada hasta su proceso productivo buscan generar un impacto ambiental positivo. Basados en el paradigma de la Economía Azul propuesto por el Prof. belga Gunter Pauli, se propusieron evitar al máximo la generación de residuos, ya que todo tiene un nuevo uso. De esta forma el bagazo, malta que se extrae del proceso de elaboración de la cerveza, pasó a ser un insumo con proteínas y fibras ideal para producir alimento. Así, iniciaron el proyecto Comida de Malta, elaborando panes de hamburguesa y pizza en sus bares. Además, iniciaron un acuerdo con una fundación que dona alimentos a comedores comunitarios, en donde donaron malta, les enseñaron a hacer recetas y ya se destinan alimentos a personas en situación de calle. Actualmente, se encuentran haciendo pruebas para vender pronto en los bares de Temple los panes de la fundación.

 

 

Optimización del agua

En la mayoría de las fábricas de cerveza (pequeñas, medianas y grandes) utilizan un circuito abierto para enfriar el mosto de 100° a 18° con el uso de agua común a 20° que luego de un uso se descarta. Por cada litro de mosto, se desperdicia 1 ½ litro de agua. En Temple Brewery desarrollaron un sistema de fabricación de cerveza con foco particular en la reducción y optimización del consumo de agua de enfriamiento, implementando un circuito cerrado. De esta forma, el agua caliente no se tira en cada cocción sino que se envía a un tanque de hasta 4.500 lts. y se enfría allí, luego se reutiliza. Así, en vez de consumir un proyectado 756.000 lts. de agua aprox. por año, se aseguran de consumir 4.500 lts. de agua de enfriamiento.

 

Residuos orgánicos

Consideramos sumamente importante hacernos responsables de los residuos que generamos” Menciona Tatiana. “Cada mes, se generan aproximadamente 10 toneladas de residuos orgánicos, más del 70% de los residuos de la fábrica”. Para que los residuos tengan un nuevo ciclo de vida, son compostados a nivel industrial. De esta manera, tienen destino con impacto positivo para el ambiente.

Visita guiada por la cervecería Temple Brewery

 

Vamos por más

 

Temple tiene ocho años de felicidad y desde octubre de 2017 se encuentran produciendo cuarenta mil litros de cerveza por mes; cuentan con 11 bares en todo el país y más de 180 empleados. Queremos crecer de la mano del ambiente y de la gente, queremos un mundo mejor” Nos dicen los chicos de Temple, siendo un modelo que inspira para que otros sigan el camino de la sustentabilidad. “Si nosotros podemos, otros también pueden”.

 

 

 

JARVA BREWING COMPANY

 

No sólo es la historia de una cerveza, es la historia de una familia, la familia Harvey. Ellos son Edwin (padre), Florencia (Madre), Edwin, Mike y Facu (Hijos). Un domingo lluvioso de julio, en el año 2011 entraron en el mundo de la cerveza artesanal. Luego de pensar cuál podría ser el siguiente emprendimiento familiar y buscando en Internet comenzaron a hacer cerveza. “Empezamos mirando por YouTube cómo preparar cerveza, y como nuestros amigos elogiaban lo que conseguíamos hacer, nos decidimos a crear este emprendimiento”. Comenta Edwin Padre. Empezaron a cocinar con los artículos de la cocina, de allí pasaron al garaje y con el correr de los meses tenían el living lleno de barriles. Sus amigos no paraban de hacer pedidos, y a ellos se sumaron los bares.

 

En el patio de Jarva

 

Con el tiempo, fueron mejorando las recetas y estudiando sobre esta industria, fue así como las cervezas empezaron a mejorar y a perfeccionarse. Tanto que Jarva empezó a ganar medallas en concursos nacionales, hoy tienen más de 15 premios ganados. “Nuestra cerveza es única porque diseñamos nuestras propias recetas. No seguimos un estilo determinado, son nuestras propias creaciones. Los insumos que utilizamos son de excelente calidad y no usamos ningún conservante, colorante o proceso industrial. Nuestra cerveza es pura y natural.” Indica Edwin. Actualmente fabrican diez mil litros mensuales, la mitad de la producción se comercializa en diferentes bares de Capital Federal y Gran Buenos Aires y el resto se consume en el bar.

 

 

El emprendedorismo y la sustentabilidad están en el ADN

 

Siempre fuimos emprendedores, está en nuestro ADN”, dice Edwin. Cuando Edwin Padre y Florencia eran recien casados, y Edwin Hijo era recien nacido, algunas dificultades económicas los llevaron a tener que improvisar para ganarse la vida. Es así como decidieron reflotar una receta antigua de la abuela Ida Brown, de mermelada de naranja amarga. Entonces empezaron a ir a Plaza Las Heras, y a las calles de Martinez a descolgar las naranjas amargas que allí crecen aún! Edwin Padre se trepaba a los árboles, Florencia se paraba abajo con una bolsa de arpillera atajando los proyectiles naranjas, Edwin Hijo observaba divertido, y la gente que pasaba gritaba, “Esas naranjas son amargas! No se comen!”. Lo que ellos no sabían era del plan mermelada, así que la familia se reía!

Con el mismo espiritu emprendedor, 22 años despues, Edwin Hijo fundó una empresa de delivery de sushi; y un día confluyeron los esfuerzos y se formó Jarva Brewing Company. “Somos apasionados de la experiencia gastronómica y lo que nos mueve es la calidad de lo que producimos y por sobre todo, la creatividad.” Dice Edwin.

 

En los inicios de Jarva

 

El compromiso con el ambiente también está en el ADN de la familia, por lo tanto diseñaron y armaron el Brewpub y la planta de elaboración teniendo en cuenta su impacto ambiental. Desde sus inicios, la familia Harvey ideó una filosofía empresarial basada en el modelo de empresa B, comprometida con el ambiente y la sociedad. Hoy combinan el negocio con aportes sociales y medidas para el cuidado ambiental, algunos ejemplos tales como la reutilización del agua y de la malta, la utilización de un biodigestor para aguas servidas, la separación de residuos y el uso del bagazo como alimento de ganado.  Para complementar estos aspectos, la futura planta de elaboración de Jarva contará con tecnología de última generación, y será modelo en materia de sustentabilidad a nivel mundial. Además el Bar hoy en día, que es un espacio sumamente acogedor, está totalmente equipado con muebles y materiales reciclados, muchos hechos por ellos mismos. De igual modo, su objetivo es crecer como empresa, generando valor social y compromiso con el ambiente. Actualmente se encuentran desarrollando un modelo empresarial disruptivo que irá de la mano con el crecimiento que se les avecina, y promete romper varios paradigmas de la industria.

 

“Lograr la certificación B significa ser parte de la nueva generación de empresas y para nosotros significa un gran compromiso, desde trabajar con mesas y sillas recicladas, hasta pensar en un sistema de distribución de nuestros productos que sea sustentable, todo forma parte de un mismo objetivo.” comenta Edwin.

 

 

Una familia

 

El compromiso social también se ve reflejado en las prácticas solidarias. Como por ejemplo, en la participación del Programa Mentoreo, que busca acompañar a jóvenes de 15 a 25 años que hayan abandonado la escolaridad, para que logren construir un proyecto de vida. “Este es un trabajo voluntario, a cada uno se nos asigna un adolescente y nuestro rol es guiarlos y acompañarlos para que puedan retomar sus estudios, además de aconsejarlos y ayudarlos en otros temas. Muchos de estos chicos buscan una familia, alguien se interese por ellos”, dice Edwin.

 

“Lo más lindo y sano de este trabajo es que unió a dos generaciones de padre e hijo” menciona Edwin Padre. Hoy son 24 personas las que hacen que Jarva sea posible, una gran familia, en donde los valores se extienden a todo el personal. Con una conciencia social y empática, Edwin nos cuenta que él quiere que los empleados se sientan como en casa. Todos tienen las puertas abiertas y busca poder ayudarlos, más allá de lo laboral. Los acompaña y aconseja, preocupándose para que todos puedan tener una mejor vida. Es así como se piensan como una Común Unidad, una gran Familia Jarva.

 

Familia Harvey

 

 


Foto de Portada: Jarva en el día de la Pre Inauguración

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: