Cuidados en el Verano – Noticias AMAGI
17299
post-template-default,single,single-post,postid-17299,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Cuidados en el Verano

Seguí las siguientes recomendaciones para cuidar tu salud en épocas de altas temperaturas, evitando golpes de calor, la deshidratación y otros problemas.

 

Protegete del sol y del calor

La exposición excesiva al sol puede producir envejecimiento de la piel, cataratas y cáncer de piel. Por eso:

  • Evitá la exposición entre las 10 y las 16 hs. y permanecé en espacios ventilados.
  • Usá protector solar con factor de 30 o más y renovalo cada 2 horas y después de salir del agua.
  • Evitá por completo la exposición al sol de los niños menores de 1 año. Los mayores de esa edad pueden estar al sol sólo en horarios permitidos y con la protección necesaria.
  • Usá ropas claras, anteojos de sol y sombrero.
  • Si vas a realizar actividad física, hacelo en las horas de menos calor, usá ropa holgada, liviana, de colores claros. Llevá siempre una botella de agua para mantenerte hidratado. No esperes a tener sed. Tomá abundante agua antes, durante y después del ejercicio.

Hay grupos que potencialmente pueden resultar más afectados: las mujeres embarazadas; los bebés y niños pequeños; las personas mayores de 65 años; y quienes padecen enfermedades crónicas como, por ejemplo, afecciones respiratorias o cardíacas, hipertensión arterial, obesidad y/o diabetes.

 

Mantené una hidratación adecuada y consumí de agua segura

  • Tomá más líquido del habitual (8 vasos de agua segura a diario). Evitá las bebidas azucaradas y el alcohol.
  • Llevá una botella de agua.
  • No esperes a tener sed para hidratarte.
  • Serví agua para acompañar todas las comidas y tené siempre disponible una jarra en la mesa.
  • Ofreceles agua frecuentemente a tus hijos y a los adultos mayores .
  • Una buena opción para hidratarte son los licuados con agua segura e hielo, jugos exprimidos, preferentemente con frutas de estación y sin agregado de azúcar.

 

Mantené una alimentación segura

Durante el verano, con las altas temperaturas, aumentan las probabilidades de padecer deshidratación y algunas enfermedades. Especialmente los bebés, niños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, son más propensos a sufrir cuadros como intoxicaciones, diarreas y el SUH (Síndrome urémico hemolítico).

Por eso es muy importante que pongas especial cuidado en el manejo y consumo de los alimentos, respetes la cadena de frío y evites la exposición de los productos al calor. De esta manera los alimentos no se deterioran y prevenís enfermedades e intoxicaciones.

 

Consumí agua y alimentos seguros

  • Utilizá agua segura para lavar las frutas y vegetales, y para preparar los alimentos.
  • Utilizá agua segura para lavarte las manos y los dientes.
  • Si el agua no es segura, podés purificarla hirviéndola o agregándole cloro o lavandina.

 

Mantené la limpieza

  • Lavate las manos antes de comer o preparar alimentos y después de ir al baño.
  • Utilizá jabón y agua segura.
  • Limpiá y desinfectá las áreas donde se preparan los alimentos.
  • Protegé la comida tapándola.

 

Separá carnes y pescados crudos del resto de alimentos

  • Separá siempre los alimentos crudos (especialmente las carnes y el pescado) de los alimentos cocidos.
  • Guardalos separados en recipientes limpios y con tapa.
  • Utilizá diferentes utensilios para preparar alimentos crudos y cocidos (tabla, cuchillo, tenedor, etc.).

 

Cociná los alimentos completamente

  • Cociná las carnes, el pollo, los huevos y el pescado hasta que estén bien cocidos.
  • En el caso de la carne (vaca y cerdo) y el pollo, cocinalos hasta que la parte interior no se vea rosada.
  • Recalentá la comida hasta que esté bien caliente o hirviendo (por los menos durante 5 minutos).

 

Mantené los alimentos a temperaturas seguras(Bien fríos o bien calientes)

  • No dejes alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • Mantené la comida bien caliente (hirviendo) hasta el momento de servirla.
  • Mantené la leche, el queso y los alimentos perecederos refrigerados.
  • Si vas a comer en la playa o hacer un picnic, trasladá la comida en una heladera portátil, y preservala del calor, colocándola debajo de una carpa o una sombrilla.

 

 


Fuente Consultada: Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: