Educación en tiempos de Pandemia, ¿Qué desafíos debemos enfrentar? – Noticias AMAGI
17830
post-template-default,single,single-post,postid-17830,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Educación en tiempos de Pandemia, ¿Qué desafíos debemos enfrentar?

Los centros educativos se vieron forzados a cerrar sus puertas y a buscar otras formas de llegar a sus alumnos, saliendo de las estructuras tradicionales, a educar sin escuela. Es así como el rol de las familias, sobre todo en los niveles iniciales, cobra gran relevancia en la enseñanza de los alumnos.

 

Si bien desde los gobiernos se está respondiendo a esta emergencia con estrategias diversas. El gran desafío es cómo lograr una educación de calidad, que sea inclusiva y que no genere mayor desigualdad.

 

Antes del Covid-19, ya estábamos experimentando una crisis global de aprendizajes. Ya sabíamos que muchos estudiantes, aún cuando estaban en la escuela, no estaban adquiriendo las habilidades fundamentales necesarias para la vida. Y la pandemia ahora, tiene el potencial de empeorar aún más la situación. “Estamos viviendo la que es potencialmente una de las mayores amenazas en nuestra vida para la educación global”, menciona en un artículo Jaime Saavedra, Director Mundial de las Prácticas Mundiales de Educación del Banco Mundial.

 

La UNESCO informa (al 22 de abril) que ante la pandemia están afectados 1.579.634.506 de estudiantes, el 90.2% del total de alumnos matriculados, habiendo 191 cierres a nivel nacional.

 

Alejandra Cardini Directora de Educación de CIPPEC señala que es fundamental al analizar el aprendizaje de un alumno observar cuáles son las condiciones de la casa: habitaciones, cantidad de integrantes, sus niveles de estudios, dispositivos móviles y acceso internet. Además, añade que la Nación y las provincias deberán desplegar soluciones a las condiciones de cada hogar. «Las escuelas siempre reconocieron las desigualdades entre los alumnos, pero la mediaban. Ahora, desde el hogar, es más difícil», añadió.  En relación a los niveles iniciales, otra publicación de CIPPEC indica que “La presencia del maestro es insustituible para la educación de los más pequeños. A la vez, los espacios institucionales de enseñanza, crianza y cuidado son un eslabón clave en las dinámicas de cuidado de las familias. En particular, porque amplia sus oportunidades de generar ingresos y contribuye a la autonomía económica de las mujeres. En consecuencia, la apertura de las escuelas de nivel inicial deben tener prioridad entre las medidas para la salida gradual del aislamiento.”

 

Por otro lado, nos preguntamos ¿Qué pasa con los maestros? Así como la educación a distancia es nueva para los estudiantes, la mayoría de los maestros también son novatos en ser formadores a distancia. ¿Qué habilidades necesitan los maestros para la educación a distancia? Podría parecer que todo lo que se requiere son habilidades en TIC, incluyendo la asistencia a los estudiantes que se enfrentan a problemas de acceso. Pero la verdadera diferencia que se puede lograr con el cambio a la educación a distancia es la forma en que un maestro usa las e-pedagogías para que los estudiantes permanezcan interesados, así como también deben ser flexibles y adaptarse a los cambios y las diferentes circunstancias que se le van presentando.

 

El cierre, incluso temporal, de los centros escolares provoca altos costos sociales y económicos. Los problemas que ocasiona afectan a todas las comunidades, pero las consecuencias son particularmente graves para los niños desfavorecidos y sus familias. La pandemia está poniendo en jaque al sistema educativo y nos desafía a encontrar soluciones concretas en el corto y mediano plazo. Además, nos invita a comprometernos aún más con lograr una educación de calidad, en donde la mirada no sólo está en los alumnos, sino también en el acceso a la educación, los maestros y las familias. La noticia positiva, es que muchas de las medidas tomadas en el corto plazo, pueden llegar a tener un efecto positivo en el largo plazo si sabemos implementarlas bien y las potenciamos y mejoramos con el tiempo.

 

 

Consecuencias negativas del cierre de las escuelas publicadas por UNESCO

 

Para profundizar un poco más en el tema a continuación te compartimos algunas de las razones que explican por qué el cierre de los centros escolares es perjudicial. Esta lista está lejos de ser exhaustiva, pero puede ayudar a entender por qué debemos interesarnos en este fenómeno:

 

  • Interrupción del aprendizaje: La enseñanza garantiza el aprendizaje esencial. El cierre de las escuelas priva a los niños y jóvenes de oportunidades de desarrollo y perfeccionamiento. Los inconvenientes resultan mayores para los alumnos desfavorecidos, quienes en general tienen un acceso más limitado a las oportunidades educativas fuera del marco escolar.
  • Alimentación: Muchos niños y jóvenes cuentan con las comidas que proporcionan de manera gratuita o a costo inferior las escuelas para poder tener una alimentación sana. Es por eso que el cierre de los centros escolares tiene una incidencia en la alimentación de estos.
  • Falta de preparación de los padres para la enseñanza a distancia o desde la casa: Cuando las escuelas cierran, se les pide a los padres que faciliten el aprendizaje en la casa, pero estos pueden tener dificultades para desempeñar esta función. Esto se aplica especialmente a los padres de nivel de instrucción y recursos limitados.
  • Acceso desigual a las plataformas de aprendizaje digital: El acceso insuficiente a las tecnologías o a una buena conexión a Internet es un obstáculo para la continuidad del aprendizaje, fundamentalmente para los alumnos de familias desfavorecidas.
  • Insuficiencias en materia de cuidado de los niños: Por falta de otras soluciones, los padres que trabajan dejan a menudo a sus hijos solos en las casas cuando la escuela cierra, algo que puede provocar riesgos en el comportamiento.
  • Costos económicos elevados: Cuando las escuelas cierran, los padres que trabajan tienen más probabilidades de ausentarse por tener que cuidar a sus hijos, algo que a menudo ocasiona pérdida de salario y perjudica la productividad.
  • Incidencia mecánica en el sistema de salud: Las mujeres representan una parte importante de los profesionales sanitarios, o se encuentran a menudo en la imposibilidad de ir a sus trabajos por tener que cuidar a sus hijos debido al cierre de las escuelas. Numerosas profesiones del ámbito de la salud se ausentan por esto de los centros sanitarios, cuando en realidad es durante estos periodos de crisis sanitaria que los necesitamos más.
  • Tendencia al incremento de las tasas de abandono escolar: Es muy difícil lograr que los niños y jóvenes regresen a la escuela y que permanezcan en el sistema cuando los centros escolares vuelven a abrir. Es algo que sucede en particular tras cierres prolongados.

 

 

¿Cuáles son los desafíos que se vienen para nuestros sistemas educativos?

 

Además de garantizar la continuidad educativa durante la suspensión de clases, la pandemia impone nuevas necesidades para la reapertura de las escuelas, desde medidas  de limpieza e higiene, hasta programas de acompañamiento  escolar ¿Cuáles son los desafíos que se vienen para nuestros sistemas educativos?

 

  • Para la reapertura de las escuelas sea posible, se debe garantizar que las mismas cuenten con las condiciones edilicias y de salubridad mínimas que permitan un regreso seguro a las clases presenciales.
  • En relación a los aprendizajes es relevante minimizar la desigualdad de oportunidades, que ya existía y se amplifica con la pandemia; focalizándose en las poblaciones más pobres y vulnerables. En el corto plazo, se debe garantizar que los contenidos curriculares lleguen a la población más vulnerable y monitorear los aprendizajes. En el mediano plazo, pueden ser necesarios programas de apoyo escolar.
  • Si los acontecimientos de hoy nos enseñan una cosa, es que la inversión en la infraestructura de la enseñanza en línea y la formación docente para utilizar esas instalaciones son fundamentales. En este punto, la ampliación de la cobertura y calidad de la conexión a Internet, así como una política de educación digital que se apoye en la producción de contenidos y la distribución de dispositivos tecnológicos con un uso pedagógico potente emergen como opciones de política prioritarias.
  • Mantener el contacto con los alumnos, es posible que muchos simplemente no regresen a la escuela luego de la cuarentena. Es por eso que es importante tener un contacto cercano con los alumnos y las familias para que no abandonen.
  • Trabajar con las familias, para apoyarlas y contenerlas. Brindarles consejos y sugerencias sobre como apoyar a sus hijos, así como también trabajar en el desarrollo de habilidades socioemocionales.
  • Cuidar del bienestar socioemocional de estudiantes y docentes, ya que la pandemia no sólo nos obliga a repensar la educación, sino que también nos lleva a observar otras problemáticas sociales (como por ejemplo, aumento de la violencia y abuso de sustancias, entre otras) que están enfrentando los alumnos y sus familias.
  • En relación a la alimentación, la crisis económica profundizará aún más las problemáticas sociales y el índice de pobreza y pobreza extrema aumentará, con lo cual es importante reformar los planes de alimentación nutritiva. Incluso comenzar a ofrecerla en establecimientos que antes no tenían comedores.

 

Las respuestas a la crisis generada por la pandemia requieren planificación, pero hay que estar preparado para ir ajustando los planes, ya que los escenarios sobre la pandemia cambian día a día,  y existe además incertidumbre en torno a la efectividad y cumplimiento de las medidas de mitigación que los países están tomando.

 


 

Foto de portada: Designed by Freepik

#Seguinos en Instagram