El Camino +B, el camino de nuestra historia – Noticias AMAGI
16488
post-template-default,single,single-post,postid-16488,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El Camino +B, el camino de nuestra historia

¡Hola! Soy May Oppici, hoy quiero contarles nuestra historia. Nuestro inicio, nuestro nacimiento y el camino que elegimos recorrer con Amagi.

 

Quiero trabajar para mejorar la vida de las personas, decidí un día, entonces comencé a formarme en temáticas relacionadas con del Desarrollo Humano y mientras tanto pensaba cómo sería el próximo emprendimiento. ¿Trabajar en el Estado, fundar una Asociación civil, crear una empresa? Eran mis interrogantes, y compartiendo mis inquietudes en una conversación alguien me dice que están surgiendo un tipo de organizaciones que son empresas pero que trabajan para lograr un mundo mejor. ¿Qué es eso? ¿Una empresa privada que se ocupa del ambiente y de la comunidad? ¿Pero esto no corresponde al Estado y a las ONGs? Comencé a preguntarme, y mi espíritu inquieto me llevó a investigar. Así fue como a finales de 2015 conocí a las Empresas B, y que sorpresa cuando me enteré que ¡ya estaban en Argentina! Enseguida les escribí un email para que me sumen a sus próximas actividades. Y como un niño que comienza a explorar, logré maravillarme con este movimiento, sentí que era mi lugar y que mi sueño de vivir de lo que quería era posible. Y como la vida es más linda cuando tenemos a alguien al lado, compartí la idea con mi familia y amigos.

 

Primero participamos de el Taller Quiero ser B y a partir de ahí comenzamos a crear una Empresa B desde el inicio, con el Periódico Amagi como nuestro primer proyecto. Luego participamos del programa para Multiplicadores B; y a finales de 2016 formalizamos una nueva empresa, Amagi Desarrollo Humano S.R.L., que en su ADN lleva el anhelo de un mundo mejor. Es así como con la empresa conformada, a principios de 2017 recibimos el sello de Empresa B Pendiente, ya que teníamos menos de 12 meses de operaciones. Y nos comprometimos a trabajar en nuestro modelo de negocios para que en un año podamos certificar como Empresa B, considerando el triple impacto (la rentabilidad, la comunidad y el ambiente), porque creemos que es posible una nueva economía donde el éxito se mida por el bienestar de los individuos, de las sociedades y de la naturaleza. En 2017 también participamos del Programa Consultores B, con el propósito de desarrollar habilidades y herramientas para acompañar a empresas en procesos de cambio hacia modelos más sostenibles.

 

Esta es la historia de nuestra gestación, cómo nos fuimos formando y nutriendo de una Comunidad, un movimiento que busca redefinir el sentido del éxito. Hoy, dichosamente, podemos confirmarles que hemos Certificado como Empresa B, siendo la primera empresa Argentina en certificar como Empresa B luego de nuestros primeros 12 meses como organización. Este es el inicio de un camino de mejora continua en donde buscamos ser los mejores para el mundo, en donde podamos crecer de forma sostenible, considerando el impacto social y ambiental en nuestras acciones.

 

Creemos que para generar un cambio positivo en el mundo, primero tenemos que empezar por nosotros, observarnos y ver qué tenemos que transformar. Este es un desafío diario de reflexión, autocrítica, humildad y apertura. En donde la coherencia en lo que decimos, hacemos y sentimos se ve reflejada en nuestro trabajo y en los servicios que ofrecemos. Sabemos que no somos perfectos, que nos queda mucho camino por recorrer, que es un proceso de mejora en el que no hay un fin, sino una re-significación y transformación constante; esto es lo que nos permite evolucionar.

 

Emprender exige determinación, temple y una poética locura, por no decir locura a secas. Porque no sólo emprendemos un negocio, también emprendemos nuestra vida, donde lo que importa no es el fin, sino cómo la vivimos. Y la vida nos exige, tiene códigos. Nuestro entorno cambia y nos sorprende, haciendo que nosotros también vayamos cambiando y sorprendiéndonos. Por momentos podemos disfrutar alegremente, y por momentos se nos hace más difícil, siendo mayor nuestro esfuerzo. La vida también nos habla y nos enseña, pero sólo con experiencias aprendemos a decodificarla.

 

El premio no es la cumbre, en la cumbre no hay nada, el premio es la relación con la vida y lo que ella nos da, nuestra propia y correcta relación con el mundo. Estamos escribiendo nuestra historia, y elegimos que sea la historia de un mundo y una vida mejor para todos.

 

 

 

 

¿Qué es una Empresa B?

 

Todas las Empresas B  miden su impacto social y ambiental y se comprometen de forma personal, institucional y legal a tomar decisiones considerando las consecuencias de sus acciones a largo plazo en la comunidad y el ambiente. Asumen con responsabilidad y orgullo pertenecer a este movimiento global de empresas que quieren hacer un cambio, utilizando la fuerza de mercado para dar soluciones a problemas sociales y ambientales.

Este nuevo tipo de empresa amplía el deber fiduciario de sus accionistas y gestores en sus estatutos para incorporar intereses no financieros de largo plazo, cumpliendo el compromiso de mejorar  de forma continua sus impactos socio-ambientales, y operando con altos estándares de desempeño y transparencia.

La Empresa B aspira a ser la mejor empresa PARA el mundo y no solo del mundo.

 

 

Cómo se evalúa una Empresa B:

 

Las empresas que se certifican no son perfectas, pero toman un compromiso de mejora continua y ponen el propósito empresarial al centro de su modelo de negocio. Alineado, se consideran las acciones de la empresa en cuatro áreas: Gobernanza, Trabajadores, Ambiente y Comunidad.

Esta certificación es una revisión detallada de todos los ámbitos de la empresa. Busca ayudar a identificar todas las posibles áreas de mejora y oportunidades para ser un agente de cambio en la economía, protegiendo la misión y potenciando el triple impacto positivo.

La certificación es entregada por B Lab, una entidad sin fines de lucro en Estados Unidos.

 

La Empresa B:

  • Se compromete a crear impacto positivo en la sociedad y el ambiente. Propósito
  • Amplía el deber fiduciario de accionistas y gestores para incluir intereses no financieros:  Estatuto.
  • Se compromete a operar con altos estándares de gestión y transparencia: Certificación.
  • Son parte de una Comunidad Global: Declaración de Interdependencia.

 

Para más información sobre Empresas B, ingresa en www.sistemab.org

 

#Seguinos en Instagram