¡El momento para declarar la emergencia climática es ahora! – Noticias AMAGI
18213
post-template-default,single,single-post,postid-18213,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¡El momento para declarar la emergencia climática es ahora!

Creemos que uno de los principales impulsores de la emergencia climática y el mayor impedimento para una acción climática, es la falla del sistema que centra nuestra economía en maximizar las ganancias a expensas de las personas y el mundo natural. Esto conduce a decisiones a corto plazo que externalizan los costos ambientales y sociales, creando un riesgo sistémico masivo y malestar social, y socavando mercados saludables.

Los líderes empresariales tienen un papel vital que desempeñar para poner en tela de juicio esta falla del sistema, comenzando primero por incorporar los intereses de las partes interesadas en su propio sistema operativo corporativo.

A medida que sistemáticamente, empresa por empresa, industria por industria, mercado por mercado, vayan eliminando los impedimentos y se alineen los incentivos, se podrá acelerar la acción climática significativamente; avanzando así hacia un nuevo sistema económico que requiere que las corporaciones, y los inversionistas que las poseen, operen con un primer principio para preservar la naturaleza y sistemas sociales de los que dependen la vida y los mercados prósperos.

Cualquier respuesta legítima a la emergencia climática no puede limitarse a una acción climática audaz dentro de las empresas, sino que también debe centrarse en una defensa audaz para revertir la falla del sistema.

¿Por qué declarar una emergencia climática? 5 desafíos y 5 oportunidades

5 desafíos de la inacción

Los costos y los problemas operacionales causados por la emergencia climática pondrán en peligro cada negocio no preparado.

  1. Licencia para operar: Tu negocio se volverá obsoleto, e incluso, eventualmente si no aborda la emergencia climática, irá en contra de las regulaciones.
  2. Valor de negocio: Ya existe un constante y significativo flujo de desinversión en empresas que producen o dependen de combustibles fósiles y otros recursos no renovables. Creemos que esto continuará, erosionando el valor patrimonial de dichas empresas y desafiando sus modelos de ingresos (mediante regulación, tributación y escasez de recursos).
  3. Distribución y desafíos logísticos: El clima impredecible aumentará la vulnerabilidad de la cadena de suministro, en particular en las regiones impactadas por cada vez más patrones climáticos severos.
  4. Disponibilidad y acceso financiero: Cada vez más, los inversionistas piden reportes sobre rendimientos sociales y ambientales. Esta tendencia aumentará en los próximos años a medida que los inversores y prestamistas busquen gestionar los riesgos en sus propias carteras, apoyando a quienes brinden soluciones.
  5. Implicancias s para las personas: Las personas están siendo cada vez más afectadas por el aumento de temperaturas, la contaminación del aire, inundaciones y los eventos climáticos extremos. Padeciendo el riesgo de enfermedades, escasez de alimentos, desplazamiento y desigualdad entre otras problemáticas.

5 oportunidades si actuamos

Existen enormes oportunidades para asumir compromisos claros para resolver estos desafíos.

  1. Oportunidades de mercado: Alcanzar los ODS podría generar $ 12 billones de dólares en oportunidades de mercado en áreas como la alimentación y la agricultura, ciudades, energía y materiales, y salud y bienestar.
  2. Consumidores Conscientes: Los consumidores buscarán cada vez más a las marcas que lideran el cambio y serán críticos con quienes tomen medidas tarde.
  3. Innovar o morir:  Cuanto antes se hagan negocios de esta manera, más tiempo se tendrá para cimentar las prácticas y políticas que todos los negocios finalmente estarán obligados a adoptar. Las empresas deben innovar para sobrevivir, y ahora el contexto está cambiando más rápido que nunca.
  4. Involucrar a los empleados: La personas están reaccionando frente a la emergencia climática y podrían cada vez más cuestionar el trabajo que hacen y cómo contribuyen a una solución en lugar de empeorar problema. Las empresas que declaren la emergencia climática tendrán una ventaja clara al momento de atraer a los mejores talentos que quieran trabajar en negocios donde puedan tener el mayor impacto positivo.
  5. Es lo que corresponde hacer: Como líder empresarial, esta es una oportunidad de establecer el liderazgo ético y moral. Al «predicar con el ejemplo» para hacer frente a la emergencia climática, las empresas pueden asegurarse de sentarse en el lado derecho de la historia.
#Seguinos en Instagram