El rol de los medios en la prevención de accidentes de tránsito – Noticias AMAGI
16967
post-template-default,single,single-post,postid-16967,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

El rol de los medios en la prevención de accidentes de tránsito

Las muertes y lesiones por accidentes de tránsito pueden prevenirse

 

 

Cada día, mueren en todo el mundo 3400 personas en accidentes de tráfico. Las vidas se transforman brutalmente en cuestión de segundos. Mientras que las colisiones mismas suelen convertirse en notica, todo lo que hay detrás de ellas –quién, por qué, cómo, de qué manera podrían haberse evitado– por lo general no tiene mucha trascendencia. Ahora bien, las muertes y lesiones por accidentes de tráfico se pueden prevenir. Sabemos que demasiadas personas mueren innecesariamente en las carreteras del mundo, incluso en los países de ingresos altos, y sabemos cómo evitarlo. Pero por desgracia este conocimiento sólo raras veces se abre camino en las noticias.” (Dr. Etienne Krug, Director del Departamento de Manejo de las Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad, Violencia y Prevención de Lesiones Organización Mundial de la Salud).

 

Tom Hundley, Pulitzer Center on Crisis Reporting, comenta que “los medios de comunicación cubren noticias con información sobre las víctimas mortales ocasionadas por el tráfico rodado como si se tratase de “accidentes” casuales, aislados, con tristes pero en gran medida inevitables consecuencias para las víctimas.” El número de muertes a nivel mundial ya ha llegado a 1,24 millones por año, y se prevé que ascienda a 1,9 millones para 2030 a menos que se haga algo para invertir la tendencia actual. Si estadísticas como ésta fueran resultado de algún microbio, algún virus, alguna nueva enfermedad terrible, darían lugar a una gran historia mediática. Los periodistas escribirían sobre los devastadores efectos de esta catástrofe sanitaria en las comunidades y las naciones. Los grupos de donantes movilizarían fondos para buscar una cura. Se celebrarían conferencias mundiales para sensibilizarían al público. Los famosos pondrían su nombre al servicio de la causa. Pero nada de esto sucede cuando se trata de la mortalidad demasiado común causada por el tránsito. En un reportaje habitual se da cuenta de una incidencia vial señalando brevemente la causa aparente de la colisión, recordando como corresponde los nombres de los fallecidos, y por lo general considerando el hecho como un lamentable “accidente”.

 

Los periodistas, especialmente de los países de ingresos bajos y medios, deben comprender que lo que está ocurriendo en nuestras vías de tránsito no es una serie de accidentes lamentables pero en cierto modo inevitables, sino más bien una crisis de salud pública cuyo costo es catastrófico no sólo por lo que respecta a la víctimas sino a la sociedad entera. Economistas y expertos en desarrollo ya atribuyen al creciente número de muertes relacionadas con el tráfico rodado en los países en desarrollo la categoría de crisis “inductora de pobreza”, con efectos que se sienten por generaciones. A los países de ingresos bajos y medios les corresponde alrededor del 50% del tráfico vehicular mundial, pero casi el 90% de las muertes ocasionadas por el tránsito. En África y partes de Asia, se tiende a ignorar el problema, a restarle importancia considerándolo el costo inevitable del progreso económico, o sencillamente a aceptar los choques como voluntad de Dios. Como periodista, uno tiene la posibilidad de poner esta crisis en la perspectiva adecuada, instruir a su audiencia y aumentar la conciencia pública –y en definitiva, influir en los poderes públicos, las instancias normativas y otras partes interesadas a fin de que adopten las medidas necesarias para resolver el problema.

 

 

¿Cuántas veces han pensado en las implicaciones de los accidentes de tráfico para el sector de la salud pública?

 

En los países en desarrollo especialmente, las víctimas de accidentes de tráfico se consideran un subproducto inevitable del crecimiento económico y la rápida motorización de las masas. La actitud parece ser que todo lo que ocurre en las vías de tránsito es asunto de quienes están encargados de la gestión de las infraestructuras y el transporte. Pero los sistemas de transporte mal planificados y gestionados pueden tener consecuencias en muchos sectores de la sociedad y muy particularmente en la salud pública.

 

  • Los accidentes de tráfico siguen siendo una de las principales causas de defunción.

 

  • Los traumatismos causados por el tránsito suponen una pesada carga para unos servicios de salud pública ya al límite de su capacidad. ¿Cuántas camas de hospital están ocupadas por personas lesionadas en la vía pública? ¿Por cuánto tiempo? Y ¿qué costo económico tiene esta situación que es posible prevenir?

 

  • Los accidentes de tráfico afectan a la calidad de vida.

 

 

 

Las víctimas mortales representan solo la punta del iceberg del capital humano y los recursos de la sociedad perdidos en los accidentes de tráfico, te compartimos algunos datos interesantes:

 

  • Se estima que entre 20 y 50 millones de personas resultan heridas anualmente en colisiones viales.

 

  • Según una estimación moderada, por cada muerte en accidente, 15 personas necesitan atención hospitalaria y 70 personas sufren traumatismos menores.

 

  • Los traumatismos causados por el tránsito con frecuencia consisten en lesiones de la médula espinal, que cambian radicalmente la vida de las víctimas, ya sea porque quedan con una discapacidad permanente o bien expuestas a un sinnúmero de problemas.

 

  • Las personas con lesiones de la médula espinal:
    • Tienen entre dos y cinco probabilidades más de morir prematuramente;
    • Presentan tasas más bajas de matriculación escolar y de participación en la economía que las personas sin lesiones de esa clase.
    • Están asociadas al riesgo de padecer otras afecciones que pueden ser debilitadoras e incluso mortales, y crean una gran dependencia de los dispensadores de cuidados.

 

 


 

Bibliografía Consultada:

Informar sobre la seguridad vial: guía para periodistas [Reporting on road safety: a guide for journalists]. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2017. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.

 


 

Créditos Imagen: Designed by Onlyyouqj / Freepik

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: