Experiencias con Millenials y el Propósito: Mejorar la pista de aterrizaje – Noticias AMAGI
17074
post-template-default,single,single-post,postid-17074,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Experiencias con Millenials y el Propósito: Mejorar la pista de aterrizaje

Por Alejandro Juroczko

 

Actualmente, se escucha hablar mucho de las generaciones Millenial y Centennial, entre otras cosas porque son los recursos humanos que van tomando la posta para llevar adelante al mundo, ya sea formando parte de Organizaciones, emprendiendo independientemente, etc.

 

Durante el mes de Julio formé parte del equipo de consultoría y coaching, que dirigió un retiro de trabajo de 3 días, de un grupo de jóvenes profesionales de una empresa de la Ciudad de México.

 

Dicho retiro estuvo orientado a trabajar sobre los valores esenciales de la empresa en intersección con los de las personas que allí trabajan, las cuales son todos menores a los 35 años de edad.

 

La organización como parte de un grupo empresario, se dedica a crear productos tecnológicos para su empresa madre, la que se orienta a satisfacer necesidades económicas y financieras a gente de un segmento de clase media hacia abajo.

 

Como parte y con ojos de Amagi, no pude evitar observar y confirmar entre varias cosas, la conexión de los Millenials con propósitos que tienen sentido trascendente.

 

Formados en 5 grupos, parte de su tarea fue definir el perfil de quienes forman parte de la empresa, y algo interesante fue que los grupos orientaban sus definiciones a “garantizar lo digno en las personas”, “facilitarles la vida a quienes les cuesta conseguir beneficios para montar sus negocios”, “ayudarlos a mejorar la posibilidad a que accedan a mejorar sus economías

 

Puede parecer una trivialidad para muchos, aunque a nuestros ojos no lo es. Pues en ningún momento fueron condicionados hacia eso, y prácticamente eran casi todos nuevos en la empresa, incluso muchos sin conocerse entre si, lo que es doblemente destacable a nuestro juicio. Se percibía su sensibilidad puesta al servicio del cliente final. Incluso aunque para algunos suene demasiado trascendental e incluso algo irreal, los jóvenes están convencidos que este es el camino. Es así como convierten lo trascendente en manifestaciones concretas, no sólo en sus vidas personales, sino también en su profesión, en sus trabajos.

 

En general, se dice que los Millenials son personas que necesitan espacio para auto-gestión, muchos con una consciencia inclusiva de otras personas y/o ambientales, de rápida resolución, tecnológicos, no están interesados especialmente en “hacer carrera de vida” en empresas, sino en desplegar sus cualidades y habilidades en función de ese propósito inclusivo, y de sentirse bien consigo mismo haciéndolo.

 

Ellos son quienes ya están tomando la posta de la humanidad. Por un lado vivimos la transición entre generaciones completamente distintas. Ésta que necesita lugar para Ser y para Hacer, están “pidiendo pista para poder aterrizar”, y por otro lado, la transformación de las culturas y estrategias organizacionales orientadas a sostener dicha transición y adaptarse a lo nuevo.

 

¿Están los jóvenes pudiendo tomar la posta?. Los mayores ¿les permiten tomarla?. Los mayores dirán que son la voz de la experiencia, y los nuevos dirán que ellos son el mundo de hoy y nadie lo entiende mejor.

 

¿Qué hace falta para que ambas generaciones, tan contrastadas entre si, hallen puntos de contacto y se aliñen para tener una convivencia y transición saludable?

 

¿Qué les hace falta a los mayores, para poder conectar con los jóvenes, y darles el lugar que necesitan?

 

¿Qué les hace falta a los jóvenes para convertir lo trascendental, a acciones concretas y medibles?

 

Ambas partes tienen razón. A la vez pareciera ser que hacen falta oídos más grandes, egos más chicos, asumir algunos miedos, tomar riesgos apostando a lo desconocido y lógicamente sobre lo que no se tiene control.

 

Son cosas que nos hacen pensar que el propósito finalmente se va haciendo realidad, aunque que hace falta que todas las partes tomen conciencia y unan voluntades para que se concrete definitivamente.

 

 


 

Alejandro Juroczko

Consultor – Coach

Calidad de vida & Liderazgo consciente

alejandro@amagidesarrollo.com

 

 

Foto: “Designed by Freepik”

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: