Guía para la Gestión de la Conducta Organizacional Responsable – Noticias AMAGI
17976
post-template-default,single,single-post,postid-17976,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Guía para la Gestión de la Conducta Organizacional Responsable

Expertas en sustentabilidad de la Universidad Nacional de Luján y Fundación el otro, desarrollaron la guía “Gestión de la Conducta Organizacional Responsable”, cuyo propósito es orientar a las organizaciones en cómo integrar, en sus modelos de creación de valor, un enfoque de sostenibilidad tendiente a dar respuesta a las expectativas de sus partes interesadas en relación a cuestiones éticas.

Las transformaciones económicas, tecnológicas, demográficas y climáticas que están teniendo lugar en el contexto mundial actual, obligan a las organizaciones a hacer frente a los múltiples desafíos que plantea un escenario complejo e interconectado que cambia a una gran velocidad a nivel global y en el que las cuestiones sociales toman cada vez más preponderancia.

Aún en el caso particular de las empresas con mejores prácticas de negocio, existe el riesgo de perder su posicionamiento en el mercado debido a la complejidad que conlleva su adaptación a la actual dinámica de constante transformación.

Es por ello que se considera que las organizaciones exitosas serán aquellas que se involucren significativamente con sus partes interesadas y satisfagan las expectativas de éstas.

En este sentido, la existencia de un propósito organizacional sostenido por una gestión de la conducta organizacional responsable (GECOR), es el punto de partida para una adecuada adaptación.

Actualmente se espera que las organizaciones se conduzcan de manera ética y transparente, respeten los intereses de y respondan a sus partes interesadas, respeten los derechos humanos y laborales y procuren el bienestar de sus trabajadores, preserven el ambiente, promuevan el crecimiento inclusivo, el desarrollo equitativo y la diversidad, y proporcionen bienes y servicios sostenibles. Llevar a la práctica una gestión de la conducta organizacional responsable incluye el abordaje de riesgos que van más allá del compliance (Cumplimiento de todos los requisitos que una organización debe cumplir obligatoriamente, así como aquellos que elige voluntariamente cumplir), tales como los vinculados con la posible existencia de ciertos desvíos en los comportamientos de las personas que forman parte de las organizaciones.

La existencia de valores organizacionales claros y el liderazgo, son claves para influenciar el comportamiento de las personas que trabajan en una organización. Los paradigmas culturales y los modelos mentales son aspectos fundamentales de los sistemas de valores de las personas. Los valores no son estáticos y se jerarquizan. A la hora de realizar los juicios de valor que conducen a la toma de decisiones, esa jerarquización puede ser incidida, entre otros, por aspectos emocionales como los miedos, impulsando a las personas a la aceptación o realización de conductas indebidas o inapropiadas.

Para minimizar los riesgos motivacionales y abordar los posibles desvíos de comportamiento, resulta necesario definir claramente el estándar de comportamiento organizacional esperado, implementar mecanismos para llevarlo a la práctica y establecer un sistema de control. En la práctica esto significa, por ejemplo:

  • Definir un código de ética para que no haya lugar a dudas sobre los valores organizacionales a seguir
  • Impartir una formación en valores que permita la creación de conciencia sobre los impactos derivados de no respetarlos
  • Diseñar y sostener un sistema de control eficiente y eficaz
  • Poner a disposición canales de denuncia confiables y transparentes

Cuando las organizaciones identifican, evalúan, previenen, mitigan y dan cuenta proactivamente de la forma en que abordan sus impactos adversos reales y potenciales, como una parte integral de la toma de decisiones y de la gestión de riesgos, se entiende que están realizando procesos de debida diligencia.

La adopción del  modelo de gestión de la conducta organizacional responsable (GECOR) conlleva por una parte la redefinición del concepto de éxito organizacional en función del propósito y con enfoque de partes interesadas y por otra, a la creación de valor atendiendo los grandes desafíos globales planteados en la Agenda 2030.

Normas Internacionales vinculadas con la GECOR

Para que la gestión de la conducta organizacional responsable resulte eficiente y eficaz, es recomendable planificar las acciones relacionadas, en el marco de un sistema de gestión.

Un sistema de gestión consiste en definir la estructura de gestión, la planificación, los procesos, los recursos y la información necesarios para lograr los objetivos establecidos por una organización en relación con temas tales como la calidad del producto o servicio, la eficiencia operativa, el desempeño ambiental, la salud y la seguridad en el lugar de trabajo, el compliance y para prevenir, detectar y responder al soborno, incluyendo el whistleblowing.

Las normas de sistemas de gestión especifican buenas prácticas de gestión para organizaciones de todo tipo, sector, tamaño y localización.

Las normas de sistema de gestión ISO ayudan a las organizaciones a mejorar su desempeño al especificar pasos repetibles que las organizaciones pueden implementar para alcanzar sus objetivos, para crear una cultura organizacional que incluya la mejora continua.

A continuación, se mencionan aquellas normas de sistemas de gestión que se consideran directamente relacionadas con la GECOR:

La Norma Internacional ISO 37001:2016 Sistemas de gestión antisoborno – Requisitos con orientación para su uso, especifica una serie de medidas que ayudan a las organizaciones a abordar sus riesgos de soborno y a prevenir, detectar y responder al soborno.

La futura Norma Internacional ISO 37002 Whistleblowing management systems – Guidelines, refiere a una serie de medidas que ayudan a las organizaciones a alentar y facilitar la denuncia de conductas inapropiadas; a apoyar y proteger a los denunciantes y otras personas involucradas; a garantizar que los informes de conductas inapropiadas se traten de manera adecuada y oportuna; y a mejorar la cultura organizacional, la gobernanza y la prevención de estas irregularidades.

La futura Norma Internacional ISO 37301 Compliance mangement systems – Requirements with guidance for use, refiere a una serie de medidas que ayudan a las organizaciones a abordar sus obligaciones de cumplimiento y también resulta adecuada para potenciar el cumplimiento de los requisitos legales y otros requisitos en los marcos de sistemas de gestión implementados por la organización.

Merecen considerarse adicionalmente otras normas ISO que, a pesar de no ser normas de sistemas de gestión, su adopción contribuye a la gestión de la conducta organizacional responsable.

Ellas son:

La Norma Internacional ISO 26000:2010 Guía de responsabilidad social, que proporciona orientación sobre los siete principios que subyacen en la responsabilidad social, el reconocimiento de la responsabilidad social y el involucramiento con las partes interesadas, las siete materias fundamentales y los treinta y siete asuntos que constituyen la responsabilidad social y sobre las maneras de integrar un comportamiento socialmente responsable en la organización.

La Norma Internacional ISO 20400:2017 Compras sostenibles. Directrices, que proporciona orientación a las organizaciones en relación a cómo integrar la sostenibilidad dentro de los procesos de compras, y está prevista para las partes interesadas involucradas por decisiones y procesos de compras.

La futura Norma Internacional ISO 37000 Guidance for the governance of organizations, proporciona principios clave, prácticas relevantes y un marco para guiar a los órganos de gobierno de la organización sobre cómo cumplir con sus responsabilidades para que las organizaciones puedan cumplir su propósito.

Por último, se entiende que también pueden resultar de utilidad los siguientes documentos normativos:

Referencial IRAM 16 Gestión de la identificación y el involucramiento con las partes interesadas Referencial IRAM 11 Gestión de la calidad ocupacional

El utilizar esta guía de orientaciones ayuda a cualquier tipo de organización, independientemente de su sector, tamaño o localización, a comprender el marco de la gestión de la conducta organizacional responsable y cuáles son sus especificidades para poder llevarlo a la práctica.

Adicionalmente, el documento ayuda al logro de una implementación integrada de diferentes normas voluntarias internacionales que establecen requisitos o recomendaciones relacionados con disciplinas de gestión afines con la conducta organizacional responsable.

Descargá el documento completo en: http://www.elotro.org.ar/wp-content/uploads/Gestión-de-la-conducta-organizacional-responsable_LOPEZROSENFELD.pdf

#Seguinos en Instagram