La hora de la Sustentabilidad, Cómo las empresas resurgirán en el escenario post-crisis – Noticias AMAGI
17868
post-template-default,single,single-post,postid-17868,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

La hora de la Sustentabilidad, Cómo las empresas resurgirán en el escenario post-crisis

Por Juan José Ferrer P.
Socio-Director SustenValue

 

La nueva pandemia ha ocasionado una profunda crisis global, con niveles de recesión sin precedentes.

 

La economía ha sido tan afectada que la quiebra de empresas, alto desempleo, gran déficit público y contracción de inversiones, se mantendrán por largo tiempo.

 

La sociedad no superará fácilmente el temor y muy probablemente incorporará nuevos hábitos que a la fuerza se han adoptado ante la crisis.

 

Si bien urge reactivar la economía no se puede correr el riesgo de una recaída. Las actividades se retomarán paulatinamente, sector por sector, priorizando aquellos de mayor generación de empleo y mayor contribución a la economía.

 

Esta crisis evidencia lo precario del equilibrio social, económico y ambiental actual, y demanda un nuevo equilibrio verdaderamente sostenible a largo plazo.

 

 

Transición

 

En un trabajo sobre las principales pandemias de la humanidad, el historiador José Enrique Ruiz-Domènec concluye “lo que la historia nos ha estado legando detrás de cada pandemia es que se comenzó a crear un nuevo futuro”.

 

Este nuevo futuro resultará de 5 ejes de transición:

  1. Movilidad y agrupación, serán limitadas para las personas. El hogar tendrá una ocupación más intensiva.
  2. Virtualización y Robotización, sustituirán el contacto directo con personas, cosas y lugares.
  3. Estado y políticas nacionales, incidirán más en lo social y económico, favoreciendo la inclusión digital y la protección laboral, limitando la liberalización económica y la globalización.
  4. Salud. Se fortalecerá el sistema público, gestionándolo sinérgicamente con el privado.
  5. Responsabilidad Empresarial. Gobiernos y ciudadanía exigirán a las empresas mayores aportes a la sociedad.

 

Estos ejes configuran un escenario en el que la recuperación de la actividad, los ingresos y el empleo requerirán la transformación de muchos sectores y negocios con mayor responsabilidad social.

 

 

La empresa sustentable a escena

 

La capacidad de respuesta de las empresas para generar crecimiento y trabajo ante escenarios altamente exigentes, las coloca nuevamente como actores principales de la reactivación económica y del empleo.

 

Este escenario exige fortalecer aspectos sociales (salud, empleo, comunidades) y ambientales (agua, tierras, emisiones) claves. Las empresas que antepongan un beneficio social al económico, serán percibidas como transparentes, auténticas, y confiables.

 

La Sustentabilidad Empresaria será el modelo a seguir por múltiples razones:

Sociales

  • Los consumidores demandarán garantías sanitarias de productos y servicios.
  • Protección y cuidado de los empleados, en oficinas, fábricas y desplazamientos.
  • Los gobiernos exigirán estrictas medidas sanitarias a las empresas.
  • Atraer y retener talento será difícil para empresas que no sean reconocidas por proteger la salud.
  • Fuerte presión social y gubernamental por recuperar el empleo.
  • Las comunidades requerirán ayuda en cuidar la salud e infraestructura sanitaria.
  • Necesidad de mayor apoyo a empleados de bajos ingresos y localidades poco favorecidas.

Económicas

  • Se exigirá buena gestión en uso y devolución de las significativas ayudas gubernamentales recibidas.
  • Mejores posibilidades de financiamiento, gracias al apetito creciente por bonos verdes.
  • Mayor interés de inversionistas, consumidores y potenciales aliados en empresas sustentables.

Ambientales

  • Gestión del agua para dotar a las comunidades de buenas condiciones higiénicas.
  • Minimizar desechos generados por el comercio en línea y la protección higiénica de los productos.
  • Cuidado del medio ambiente local para incrementar insumos de cercanía.
  • Reducir emisiones de efecto invernadero, ante el severo impacto del cambio climático.

 

Diversas respuestas a estas exigencias ya están ocurriendo. Amazon construye un laboratorio de pruebas de Covid-19 para proteger a sus empleados. En Italia se rediseñan locales para brindar protección a los clientes. En Alemania se instalan robots anti-soledad para hogares de ancianos, y así mitigar su aislamiento social.

 

En lo ambiental, la Unión Europea ha reiterado su compromiso con el Pacto Verde de des-carbonización como palanca de recuperación económica.

 

 

Senderos convergentes

 

A pesar de las importantes razones que avalan la Sustentabilidad, existen escenarios extremos:

  1. Volver a modelos socio-económicos, ambientales y políticos anteriores.
  2. Fin del capitalismo y la globalización.

 

El Escenario A continuaría las tendencias globales pre-pandemia, profundizándose los difíciles problemas sociales, políticos y ambientales existentes, principalmente en países de menores ingresos, que verían más limitada su posibilidad de reducir la pobreza. Esto en la situación de gran desempleo, haría insostenible este escenario.

 

El Escenario B, al destruir el capitalismo y re-nacionalizar, fórmula fracasada en muchos países, provocaría cierre de mercados y atentaría contra la empresa privada, minimizando las posibilidades de reactivación económica y recuperación del empleo, con el consiguiente aumento de la pobreza, desigualdad y conflictividad, lo que también lo haría insostenible.

 

Para resolver los desequilibrios que arrastramos y fortalecernos ante nuevas crisis la opción es apuntar hacia un total compromiso ciudadano, político y empresarial con la sustentabilidad.

 

 

Nuevas prácticas sociales

 

En lo social las empresas deberían incorporar:

  • Prácticas de higiene, protección y distanciamiento físico, preventivas y de atención a contagios, incluyendo traslado seguro y apoyo psicológico.
  • Normas de higiene y protección para proveedores y distribuidores.
  • Dotación de recursos sanitarios en sus localidades, incluyendo agua potable e infraestructura hospitalaria.
  • Salud e higiene, aspectos emocionales y gestión de crisis en políticas de balance vida-trabajo.
  • Indicadores claves de desempeño en salud e higiene en gestión y toma de decisiones.
  • Información y capacitación constante a líderes, empleados y grupos de interés sobre políticas y buenas prácticas de prevención y atención sanitaria.

 

Un estudio efectuado por SustenValue revela que solo 45% de empresas líderes incluye Salud e Higiene como asunto relevante, y apenas 12% dispone de estas prácticas de protección, prevención y atención sanitaria, siendo inexistentes en varios sectores empresariales.

 

Aunque la mayoría de empresas no ha integrado la sustentabilidad plenamente en su ecosistema organizacional, muchas poseen recursos que constituyen un buen punto de partida para ampliar sus prácticas sociales.

 

 

Post- crisis

 

El futuro post-crisis plantea importantes interrogantes:

  • ¿Se perderá la libertad ciudadana con la vigilancia permanente de movimientos?
  • ¿Entraremos en un mundo virtual en el que dejaremos de viajar por turismo, negocios, educación, etc.?
  • ¿Se discriminará a grupos de riesgo, cómo los ancianos, con un confinamiento excesivo?
  • ¿Podrá regresar la fabricación nacional desplazada a China y otros países?
  • ¿Cómo hacer decrecer las mega-ciudades para evitar concentraciones de contagios y situaciones de colapso sanitario?

 

Estas interrogantes y los desequilibrios sólo podremos resolverlos mediante la visión amplia y sistémica de la sustentabilidad, unida al compromiso de ciudadanos, gobiernos y empresas, para lograr un nuevo futuro verdaderamente sostenible para todos.

 


Foto de portada: Designed by Freepik

 

 

 

#Seguinos en Instagram