Liderazgo con propósito – Noticias AMAGI
16954
post-template-default,single,single-post,postid-16954,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Liderazgo con propósito

En un mundo que parece dividirse cada vez más, debemos considerar qué sucede cuando nos unimos con un propósito común, cuando iniciamos un movimiento por las causas que nos importan. ¿Y Cómo nos unimos? Pues, la esperanza vive en todos nosotros. Aparece en lo que hacemos y decimos, en cómo nos tratamos unos a otros, y por lo que nos enfrentamos para luchar. Convertir esa esperanza en movimiento, ya sea en el trabajo, en nuestro vecindario o en el mundo es clave para lograr un cambio positivo. Si más personas creen que pueden ponerse de pie y comenzar un movimiento, y reunir el coraje para hacerlo, imagina cuánto más fuerte y compasivo podría ser nuestro mundo.

 

 

Pero, ¿Cómo encuentro mi propósito?

 

Una de las estrategias más notables para encontrar el propósito es el concepto japonés de Ikigai, que se traduce como “razón de ser”. Tu Ikigai es un indicador de lo que te conduce, te entusiasma y te satisface.

 

En términos generales, Ikigai se encuentra en la intersección de lo que te apasiona, lo que eres bueno y haces bien, lo que puedas hacer como un empleo, y lo que el mundo necesita. Es una combinación de pasión, vocación y misión.

 

Llevar a cabo el proceso de Ikigai implica identificar cada parte de la intersección y la suma de todos los componentes. Pero es importante tener en cuenta que este proceso lleva a la auto reflexión y experimentación continuo. Porque puede pasar que identifiquemos más de un Ikigai, o que éste cambie con el tiempo. Lo interesante es que no sólo se toma en cuenta los interesas y habilidades personales, sino que se alinean con lo que el mundo necesita.

 

Es así como el tener un propósito que va más allá del bienestar individual se convierte en una fuerza poderosa para la humanidad.

 

 

Conozco mi propósito, ¿Y ahora qué hago?

 

Empuja para ir más allá de lo que es actualmente posible y moviliza a otros.

 

Busca apoyo

 

Debes crear una visión convincente, busca apoyo y habla con los tomadores de decisiones. Es importante tener aliados y conexiones en el proceso de generar un movimiento. Una de las formas para generar apoyo es compartir lo que te importa, por qué te moviliza, qué historia hay detrás de tu propósito. Esto ayudará a establecer conexiones con otras personas que puedan haber tenido una experiencia similar o sentir lo mismo. Otra alternativa es confiar en quienes te rodean. Ya que un movimiento no se hace con una sólo persona apasionada, debes buscar un equipo que te apoye y puedas pedir ayuda.

 

 

Sortea las críticas y supera los obstáculos

 

Siempre nos enfrentaremos con críticas y obstáculos, por eso si las aceptamos como parte del camino, será más fácil superarlo. Esto nos permite ser resilientes y continuar sin bajar los brazos.

 

 

Tener un propósito nos da una razón para salir de la cama por la mañana y enfrentar otro día. El corazón y la mente trabajan juntos, alineándonos así con aquellos que comparten el mismo propósito y que buscan un mundo mejor.

 

 


 

Crédito Imagen Portada: Designed by Peoplecreations / Freepik

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: