Medir el triple impacto es clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible – Noticias AMAGI
17653
post-template-default,single,single-post,postid-17653,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Medir el triple impacto es clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El desempleo, la exclusión, la desigualdad, las recesiones económicas, la pobreza y el calentamiento global, entre otros problemas actuales, nos obligan a repensar la manera en la que hacemos negocios. A raíz de ello han comenzado a surgir empresas con objetivos económicos, sociales y ambientales explícitos. Y son más los consumidores y usuarios que se interesan por conocer quién hace los productos y servicios que consumen y cuál es su compromiso con la comunidad y el ambiente.

 

Recientemente por medio de Business Roundtable, 200 CEOs de las empresas más grandes del mundo, redefinieron el propósito de las corporaciones, indicando que las mismas están para promover «una economía que sirva a todos» Comprometiéndose a administrar sus empresas de tal forma que sus acciones beneficien tanto a quienes hacen parte de ellas como a aquellas comunidades que los rodean. Esto incluye clientes, empleados, proveedores, y accionistas.

 

Del mismo modo, y en el marco del comunicado publicado por las Empresas B de EE.UU y Canadá, el día 25 de Agosto de 2019 en el diario The New York Times; 342 CEOS de empresas B de América Latina decidieron amplificar este mensaje a toda la región. Invitando a otros CEOs a operar con un modelo de gobernanza que reduzca la mirada a corto plazo y se abra a la oportunidad de tomar decisiones de manera equilibrada entre el negocio y el propósito.

 

Esta declaración pública es un reflejo del creciente interés en el mundo corporativo y de la inversión para lograr un impacto social y ambiental positivo, además de retornos financieros. Para ello, basta con observar al inversor institucional más grande del mundo, BlackRock, que ha comunicado a las empresas de su cartera que deben integrar tanto rentabilidad como sus aspiraciones en sus planes estratégicos.

 

Además de una mayor presión por una mayor responsabilidad social por parte de los clientes, los empleados y otras partes interesadas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen un motor clave de esta transformación continua en el sector privado, y también son una orientación crucial para las inversiones del sector público. Desde que 193 miembros de Naciones Unidas acordaron cumplir los ODS en 2015, los gobiernos en todo el mundo han integrado los objetivos de los ODS en sus planes de gobierno, sus prioridades y sus políticas de desarrollo.

 

 

¿Estamos haciendo lo suficiente para cumplir con los ODS?

 

Sin embargo, ¿se está extendiendo esta transformación lo bastante rápido para traducirse en el nivel de acción y los recursos necesarios para cumplir con estos ambiciosos objetivos globales hacia 2030? En un informe reciente, Naciones Unidas dice que no, y advierte de la urgente necesidad de modernizar el sistema financiero global con el fin de cumplir con los ODS.

 

En este contexto global, ¿qué resultados arroja América Latina y el Caribe? Las circunstancias varían ampliamente según el país y los ODS pero, en resumen, a pesar del progreso, todavía queda mucho trabajo por hacer para cumplir los ODS en la región.

 

Por ejemplo, De acuerdo al Instituto de Estadísticas de la UNESCO, el ODS 4 (Educación de Calidad) señala que el mundo aún está lejos de poder cumplir los compromisos internacionales de educación. En relación al ODS 2 (Hambre cero) podemos mencionar que pese a que hoy en día las cadenas de producción alimentaria elaboran suficiente comida para nutrir a todos los habitantes del planeta, el hambre continúa aumentando en algunas partes del mundo y más de 820 millones de personas sufren desnutrición crónica (ONU, 2019). En relación a el ODS 6 (Agua potable y Saneamiento): al menos 60 millones de personas en la región de América Latina y el Caribe carecen de acceso a servicios de saneamiento básicos de saneamiento y 20 millones carecen de acceso a agua potable (Unicef y OMS, 2019).

 

Estos son algunos ejemplos de todas las problemáticas que actualmente enfrentamos. Cerrar estas brechas y garantizar que nadie quede atrás, va más allá de la capacidad de un solo actor. Por esto, los gobiernos nacionales, las agencias para el desarrollo y el sector privado deben unir fuerzas para cumplir las ambiciosas metas de los ODS. Las Naciones Unidas ha prendido las alarmas sobre la necesidad de hacerlo rápidamente.

 

 

Se puede lograr más con la gestión de triple impacto

 

Los países de América Latina y el Caribe están ante el desafío de implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en la búsqueda de un nuevo modelo de desarrollo basado en la igualdad, la inclusión social y laboral, la erradicación de la pobreza, la sostenibilidad ambiental y el crecimiento económico.

 

Hacer frente a este desafío implica impulsar las tres dimensiones del desarrollo sostenible: la social, la ambiental y la económica.

 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe señala que lo social no se juega en lo social exclusivamente, sino también en la economía, la política y el ambiente.

 

Para promover la gestión hacia el triple impacto se deben medir los resultados y el impacto de las acciones y los proyectos financiados en consonancia con los ODS, utilizando una serie de procesos y herramientas para asegurar resultados durante el diseño del proyecto y para monitorear los proyectos a lo largo de su vida útil. Al mismo tiempo, la medición permite identificar los indicadores que no avanzan adecuadamente. Esto contribuye a priorizar los esfuerzos y entender dónde hay que corregir para lograr un mayor impacto.

 

Más allá de medidas continuas de los resultados, las evaluaciones de impacto permiten cerrar las brechas de conocimiento y construir una base de evidencia en torno a los modelos más efectivos, con miras a aumentar la escala de aquello que funciona mejor.

 

Los marcos de resultados sólidos, las evaluaciones de impacto y otras herramientas contribuyen a asegurar a las organizaciones, los gobiernos y los inversores que su dinero tiene un impacto.

 

Si queres saber más sobre cómo realizar estas mediciones e implementar una gestión de Triple Impacto, desde AMAGI podemos ayudarte, escribinos a amagi@amagidesarrollo.com

 


Foto de portada Designed by rawpixel.com / Freepik

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: