Primavera en los Parques Nacionales – Noticias AMAGI
17141
post-template-default,single,single-post,postid-17141,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Primavera en los Parques Nacionales

Parque Nacional Pre-Delta

 

El Parque Nacional Pre-Delta está ubicado en Diamante, provincia de Entre Ríos. Posee una superficie de 2.608 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Delta e Islas del Paraná.

 

En 1986 la Cámara de Diputados de la Nación solicitó al Poder Ejecutivo Nacional que, por intermedio de la Administración de Parques Nacionales, se analizara la posibilidad y conveniencia técnica de crear un Parque Nacional en la proximidad de Diamante, en la Provincia de Entre Ríos.

 

La Provincia, en el año 1987 y a raíz de acuerdos previos al respecto, por Decreto Nº 242/87, promulgado por Ordenanza Nº 14/87, dona al Estado Nacional una fracción de campo anegadizo, a orillas del Río Paraná en la zona de Diamante, para la creación de un futuro parque nacional. En el mismo año, la Municipalidad de Diamante y la Administración de Parques Nacionales firman un acuerdo de colaboración recíproca a fin de determinar las condiciones a las que se ajustaría la creación proyectada.

 

Desde ese entonces se ejecutaron distintas gestiones técnico-institucionales entre las autoridades provinciales y nacionales. Finalmente, el 12 de diciembre de 1991, el Congreso Nacional sanciona la creación del Parque Nacional Pre-Delta mediante la Ley Nº 24063/91.

 

El nombre proviene de los criterios de los especialistas que llamaron Pre-Delta al tramo inicial del Delta Superior.

 

 

Ecosistema

 

Ubicado en la ecorregión del Delta e islas del Paraná, atesora una muestra representativa de islas, arroyos, lagunas y riachos cercanos al río Paraná. Justamente este gran río es quien, en el oeste entrerriano, aporta sedimentos desde las tierras del norte argentino con los que se conforman las islas.

 

Además, el Paraná es un corredor de biodiversidad que aporta en la región sureña animales y plantas de regiones norteñas como la selva misionera y el Chaco.

 

Las dinámicas de los grandes ríos, con mareas y sudestadas, modelan el paisaje continuamente, otorgándole una fisonomía en constante cambio.

 

 

Flora y Fauna

 

En los límites del Parque Nacional la selva ribereña se manifiesta exuberante en la barranca natural de la zona llamada La Azotea.

 

En las lagunas que se forman en las características zonas centrales deprimidas de las islas, los irupés de enormes hojas flotantes destacan entre la vegetación circundante.

En los sitios más altos, se manifiestan los bosques ribereños de sauces criollos, timbós, alisos de río y ceibos (Erythrina crista-galli) y en las zonas de transición bosques de espinillo, pajonales y varillales de duraznillo.

 

En la selva ribereña viven hermosas aves como palomas picazuros, celestinos, brasitas de fuego y fruteros imperiales los cuales conforman un elenco notable.

 

En las zonas de aguas abiertas el martín pescador grande sobrevuela en busca de posibles presas, generalmente acompañado de chajás, patos, garzas, cigüeñas, gallaretas

 

Entre los mamíferos se pueden encontrar coipos, carpinchos, comadrejas coloradas y gatos monteses. Bajos las aguas, cardúmenes de sábalos, dorados, surubíes y mojarras se dan cita constante.

 

El Parque Nacional ampara especies amenazadas como el lobito de río, la chanchita (Gymnogeophagus setequeda), y una población relictual del yacaré overo. Además se han registrado unas 185 especies de peces.

 

 


Parque Nacional Ciervo de los Pantanos

 

Integrado por las 4.088 hectáreas que conformaban la Reserva y con otras 1.200 de la Reserva Natural Río Luján, que anteriormente se encontraba bajo jurisdicción de la Provincia y luego de un convenio con OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) fue anexada a la Reserva Natural Otamendi. Dando lugar a un espacio significativo para la conservación de la biodiversidad y la sustentabilidad de los servicios ambientales del humedal, incorporando a la cuenca baja del río Luján.

La zona de la Reserva fue declarada Sitio Ramsar en 2008 y designada como Área Importante para la Conservación de las Aves (AICA).

 

 

Ecosistema

 

Ubicada en el encuentro de las ecorregiones Pampeana y Delta e Islas del Paraná, el parque conserva pastizales de la pampa ondulada, en sus terrenos más altos, que concluyen abruptamente en una barranca natural. Bajo ésta se extiende una planicie anegadiza compuesta de pastizales inundables, canales, lagunas y bañados. Finalmente, el río Paraná de las Palmas (que en tiempos pretéritos llego hasta la barranca) bordea los campos bajos depositando sedimento con los que se conformó un albardón costero.

Se encuentran ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal.

 

 

Flora y Fauna

 

En los pastizales altos de la reserva las enormes cortaderas o cola de zorro, las flechillas y otros pastos dominan el paisaje con manchones de carquejas y chilcas. Allí aves semilleras como el misto y los corbatitas y muy caminadoras como el inambú común (perdíz) encuentran un sitio clave donde vivir. Los conspicuos cuises y predadores como el hurón común se mueven en sus redes de túneles entre los pastos. En la barranca se conforman bosques naturales de talas, acompañados de sauco, ombúes y espinillos, y son recorridos por zorzales, tacuaritas azules y pepiteros. Allí las comadrejas overas y gatos monteses encuentran refugio diurno.

En los bajos inundables se encentran la mayor parte de especies amenazadas del parque: entre las aves la pajonalera de pico recto, el espartillero enano y el burrito negruzco; y el ciervo de los pantanos entre los mamíferos. Plantas como la serrucheta, los espartillos, totoras y paja brava conforman comunidades esenciales para estas especies. En las lagunas se dan cita varias especies de patos, gallaretas, chorlos y playeros y, en sus cercanías, el federal, el pecho amarillo común y el gavilán planeador. Bajo las aguas el elenco de peces está representado entre otras especies por tarariras, bagres y mojarras. El albardón costero conforma un ambiente propicio para la pava de monte, el boyero negro y los arañeros.

 

 

 

Podes leer más información sobre estos Parques y otros Parques Nacionales de Argentina en: www.parquesnacionales.gob.ar

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: