Promovamos conductas seguras en la carretera – Noticias AMAGI
17546
post-template-default,single,single-post,postid-17546,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Promovamos conductas seguras en la carretera

Tanto si usted se desplaza como peatón, ciclista, motociclista, o usuario de un vehículo de motor privado o de transporte público, #HagaOírSuVoz por la seguridad vial. Todos podemos adoptar conductas seguras en la carretera y servir de ejemplo para los demás, especialmente los jóvenes; promover leyes más adecuadas y el cumplimiento de las mismas; y ofrecer nuestro apoyo a quienes han sufrido traumatismos causados por el tránsito.

 

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible prevé la ambiciosa meta de reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico de aquí a 2020. Asimismo, la ONU proclamó el período 2011–2020 como el Decenio de Acción para l Seguridad Vial. Pese a que el Estado Argentino asumió el compromiso internacional ante la ONU, como la mayoría de los estados del mundo, de disminuir durante el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, el número de muertos en un 50%, transcurridos ya ocho años de ese plazo, de acuerdo a las cifras de Luchemos por la Vida, los muertos no disminuyeron significativamente. Conforme a las cifras de Luchemos por la Vida, los muertos en siniestros de tránsito en Argentina en 2010 es de 7.659 y de 7.274 personas en 2018, o sea una reducción del 5%. A pesar de algunos esfuerzos aislados, no se percibe una Política de Estado que acarree una disminución significativa del número de muertos y heridos en el tránsito.

 

Los accidentes de tránsito, que ocupan actualmente el noveno lugar entre las principales causas de defunción a nivel mundial y para todos los grupos de edad, suponen la pérdida de más de 1,2 millones de vidas y causan traumatismos no mortales a cerca de 50 millones de personas en todo el mundo cada año. Casi la mitad (49%) de las personas que mueren en las vías de tránsito del mundo son peatones, ciclistas y motociclistas. Los accidentes de tránsito son la principal causa de defunción para las personas de edades comprendidas entre los 15 y los 29 años.

 

Además del dolor y el sufrimiento que acarrean, los accidentes de tránsito constituyen un grave problema de salud pública y desarrollo, que conlleva elevados costos sanitarios y socioeconómicos.

 

Los accidentes de tránsito son una realidad cotidiana, pero también son predecibles y evitables. El hecho de que todavía no se haya observado un descenso destacable en la cifra de víctimas mortales en accidentes de tránsito en todo el mundo pone de relieve la necesidad de encontrar formas de fortalecer la ejecución de intervenciones eficaces.

La Organización Mundial de la Salud ha elaborado el paquete de medidas técnicas Salve VIDAS, cuyo objetivo es apoyar los esfuerzos de los tomadores de decisiones y profesionales del ámbito de la seguridad vial para reducir de manera sustancial el número de fallecimientos por accidentes de tránsito en sus países. Salve VIDAS ofrece un catálogo de intervenciones prioritarias basadas en evidencia. Son medidas relacionadas con el control de la velocidad, el diseño de las infraestructuras, la seguridad de los vehículos, las leyes y la vigilancia de su cumplimiento, la atención de emergencia tras un accidente de tránsito y el liderazgo.

 

Control de Velocidad

El exceso de velocidad es uno de los principales factores de riesgo de los traumatismos causados por el tránsito, e influye tanto en el riesgo de accidente como en sus consecuencias. Cuanto mayor es la velocidad media de la circulación, mayor es también la probabilidad de que se produzcan accidentes. Del mismo modo, cuanto mayor es la velocidad, mayor es la distancia de frenado que se necesita, y, por tanto, mayor el riesgo de que se produzcan accidentes de tránsito.

Un descenso del 5% en la velocidad media puede traducirse en una reducción del 30% en el número de accidentes de tránsito con víctimas mortales.

 

Liderazgo en Seguridad Vial

Una de las responsabilidades de los líderes eficaces es movilizar las acciones necesarias para implementar las políticas y estrategias de seguridad vial. Estos líderes deben garantizar que exista colaboración entre los diversos agentes implicados procedentes de ámbitos como la salud, el transporte, las finanzas, la educación o las fuerzas de seguridad.

Es vital para el éxito contar con un liderazgo responsable y transparente a escala nacional, estatal, provincial y urbana.

 

Diseño y Mejora de las Infraestructuras

Tradicionalmente, la infraestructura vial ha priorizado el transporte motorizado, con frecuencia a costa de la seguridad de los peatones, los ciclistas y los motociclistas. Hoy en día, en la mayoría de países, pese a que se han aplicado políticas que promocionan los desplazamientos a pie y en bicicleta, estas políticas no van acompañadas de medidas como la creación de infraestructuras que reduzcan el riesgo de sufrir traumatismos causados por el tránsito, y así los peatones y los ciclistas se ven forzados a compartir la vía con vehículos que circulan a gran velocidad. Los gobiernos deberían priorizar la actualización de las normas de diseño de las vías de tránsito y garantizar que las vías nuevas se planifiquen, diseñen y gestionen de acuerdo con las normas de seguridad.

 

Normas de Seguridad de los Vehículos

Los vehículos seguros juegan un papel imprescindible a la hora de evitar los accidentes de tránsito y reducir la probabilidad de que se produzcan traumatismos graves. El Foro Mundial de las Naciones Unidas para la Armonización de la Reglamentación sobre Vehículos se encarga de desarrollar normas de seguridad para los vehículos de motor y de ofrecer un marco legal de aplicación voluntaria por parte de los Estados Miembros. Los vehículos que cumplan los requisitos de estas normas tienen menos probabilidad de verse involucrados en colisiones de tránsito y, en caso de que se produzca una colisión, la probabilidad de sufrir traumatismos graves será menor. Sin embargo, en la actualidad sólo 40 países cumplen con todas las reglamentaciones prioritarias de seguridad.  

 

Es importante garantizar que el diseño de los vehículos se ajusta a una serie de normas reconocidas de seguridad, pero allí donde no existen estas normas los fabricantes de automóviles pueden vender diseños obsoletos que han dejado de ser legales en los países que cuentan con una buena reglamentación. Alternativamente, los fabricantes de automóviles a menudo retiran tecnologías que salvan vidas del equipamiento de serie de sus nuevos modelos cuando los venden en países donde la reglamentación es escasa o inexistente.

 

Vigilancia del Cumplimiento de las leyes de Tránsito

Las cinco principales conductas con mayor probabilidad de resultar en traumatismos causados por el tránsito son conducir bajo los efectos del alcohol, no llevar casco, no usar el cinturón de seguridad o los sistemas de retención infantil y el exceso de velocidad. Pese a que numerosos países disponen de leyes que abordan estas conductas de riesgo, muchas veces su cumplimiento es deficiente. A la hora de promulgar leyes nuevas o modificar las existentes, es necesario tener en cuenta las prácticas óptimas. Las leyes que no se ajustan a las mejores prácticas tienen como consecuencia una menor probabilidad de influir en la mortalidad asociada al tránsito o de cambiar el comportamiento de los conductores y pasajeros.

 

Promulgar leyes de tránsito es un paso vital, pero las leyes por sí solas no bastan para conseguir la reducción esperada de las víctimas mortales causadas por el tránsito. Es preciso garantizar que estas leyes se cumplan y que se impongan las sanciones adecuadas para disuadir a los conductores y otros usuarios de las vías de cometer infracciones de tránsito o reincidir en ellas, e incrementar el potencial de las leyes para salvar vidas.

 

Supervivencia tras un Accidente

La atención traumatológica depende enormemente del tiempo: un retraso de unos minutos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Una atención de emergencia oportuna y eficaz puede contribuir a reducir las consecuencias de los traumatismos derivados de un accidente de tránsito y, de este modo, reduce las discapacidades y las defunciones. La atención eficaz de emergencia comienza en el lugar donde se produce el traumatismo, con la asistencia de las personas que lo presencian, continúa con la atención prehospitalaria y el transporte y termina con los servicios que se prestan en los centros sanitarios adecuados.

 

 

Las circunstancias concretas de la implementación de las políticas de seguridad vial varían de un país a otro, al igual que la capacidad de los gobiernos locales y los decisores de los distintos países para diseñar y ejecutar medidas de seguridad vial. Para conseguir una reducción de las defunciones y traumatismos causados por el tránsito hay que adoptar medidas simultáneamente a escala nacional y local.

 

Los datos científicos sobre la incidencia de los traumatismos causados por el tránsito, los factores de riesgo y las intervenciones eficaces para prevenirlos están razonablemente bien documentados y son de fácil acceso. Igual que ocurre en otras esferas de política, sin embargo, dicho conocimiento no puede propiciar por sí solo un cambio en la situación de la seguridad vial; el auténtico reto consiste en encontrar el modo de convertir esos conocimientos en soluciones sostenibles en diferentes contextos.

 

La mejora de las políticas de seguridad vial no es una cuestión que pueda resolverse de una sola vez, sino que es el horizonte de una acción colectiva a largo plazo. Comprenderlo significa tomar las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible como el inicio de un viaje hacia un cambio en las políticas de seguridad vial, un viaje que debe hacer su propio recorrido a escala tanto nacional como local.

 

 


Bibliografía:
Salve VIDAS – Paquete de medidas técnicas sobre seguridad vial [Save LIVES – A road safety policy package]. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2017. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.

 

Foto de Portada: Designed by welcomia / Freepik

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: