Protegiendo el Ecosistema con el Futuro Parque Nacional Ciervo de los Pantanos – Noticias AMAGI
17086
post-template-default,single,single-post,postid-17086,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Protegiendo el Ecosistema con el Futuro Parque Nacional Ciervo de los Pantanos

Durante la jornada legislativa del 4 de julio de 2018, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a la ley de creación del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, en Buenos Aires, que incorporará en su jurisdicción a la actual Reserva Natural Otamendi. El próximo paso para que el proyecto obtenga sanción definitiva será su tratamiento en el Senado y, en última instancia, la promulgación de la Ley por el Presidente de la Nación.

 

El proyecto había sido aprobado por la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires en diciembre de 2017, mientras que en enero de este año se promulgó la Ley provincial que transfiere tierras fiscales a la Nación con destino a la creación del futuro Parque en la zona de Campana.

 

El futuro Parque integrará las actuales 4.088 hectáreas de la Reserva Natural Otamendi con otras 1.500 de la Reserva Natural Río Luján, que se encontraba bajo jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires y luego de un convenio con OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) fue anexada a la Reserva Natural Otamendi, para que ambos predios conformaran el nuevo Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, junto a un sector de islas del delta de Campana. Integrarán un espacio significativo para la conservación de la biodiversidad y de la sustentabilidad de los servicios ambientales del humedal, que permitirá desarrollar un nuevo enfoque para la protección de este ecosistema.

 

Una vez sancionada la ley, la nueva unidad de conservación iniciará su proceso de consolidación territorial y fortalecimiento institucional. En este sentido, la Administración de Parques Nacionales firmó en octubre de 2017 un Convenio Marco de Colaboración Institucional con la Fundación Humedales, con el objetivo de establecer una relación de cooperación para el desarrollo de actividades conjuntas de conservación. Estas incluyen el manejo integrado de cuencas y sus humedales asociados y la intervención de las comunidades locales a través del desarrollo de procesos de participación social.

 

La Reserva Otamendi fue declarada como Sitio Ramsar en 2008 y designada como Área Importante para la Conservación de las Aves (AICA) y protege ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal.

 

 


Actualmente en la Reserva Natural Otamendi

 

Ecosistema

 

Se encuentran ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal. Ubicada en el encuentro de las ecorregiones Pampeana y Delta e Islas del Paraná, la Reserva conserva pastizales de la pampa ondulada, en sus terrenos más altos, que concluyen abruptamente en una barranca natural. Bajo ésta se extiende una planicie anegadiza compuesta de pastizales inundables, canales, lagunas y bañados. Finalmente, el río Paraná de las Palmas (que en tiempos pretéritos llego hasta la barranca) bordea los campos bajos depositando sedimento con los que se conformó un albardón costero.

 

Se encuentran ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal.

 


Flora y Fauna

 

En los pastizales altos de la reserva las enormes cortaderas o cola de zorro, las flechillas y otros pastos dominan el paisaje con manchones de carquejas y chilcas. Allí aves semilleras como el misto y los corbatitas y muy caminadoras como el inambú común (perdíz) encuentran un sitio clave donde vivir. Los conspicuos cuises y predadores como el hurón común se mueven en sus redes de túneles entre los pastos. En la barranca se conforman bosques naturales de talas, acompañados de sauco, ombúes y espinillos, y son recorridos por zorzales, tacuaritas azules y pepiteros. Allí las comadrejas overas y gatos monteses encuentran refugio diurno.

En los bajos inundables se encentran la mayor parte de especies amenazadas de la Reserva: entre las aves la pajonalera de pico recto, el espartillero enano y el burrito negruzco; y el ciervo de los pantanos entre los mamíferos. Plantas como la serrucheta, los espartillos, totoras y paja brava conforman comunidades esenciales para estas especies. En las lagunas se dan cita varias especies de patos, gallaretas, chorlos y playeros y, en sus cercanías, el federal, el pecho amarillo común y el gavilán planeador. Bajo las aguas el elenco de peces está representado entre otras especies por tarariras, bagres y mojarras. El albardón costero conforma un ambiente propicio para la pava de monte, el boyero negro y los arañeros.

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: