¿Qué es lo que realmente deseamos? – Noticias AMAGI
17284
post-template-default,single,single-post,postid-17284,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

¿Qué es lo que realmente deseamos?

Reflexionando, ya muy cerca de fin de año, muchos comenzamos a hacer un balance de lo que fue este año y qué esperamos para el 2019. Y comenzamos a observar que logramos de todo eso que queríamos y qué no pudimos alcanzar. No sólo en el ámbito laboral, sino también en lo personal, en nuestra vida.

 

Imagínate que, caminando por la playa, tropiezas con algo.
 Te agachas a recogerlo y te das cuenta de que es la lámpara de Aladino, e inmediatamente la empiezas a frotar. Un genio salta y te dice: “Ya te he dado todo el dinero y todo el poder del mundo, te concederé un deseo más, ¿qué quieres?Piénsalo, ¿qué quieres realmente? 
Quiero que seas claro sobre lo que quieres. Generalmente sabemos lo que no queremos y decimos por ejemplo: “Espero que mis hijos no usen drogas, realmente espero que no me enferme, realmente espero no perder mi trabajo, espero no tener problemas económicos…” Sin embargo, al pensar de esta forma, ¿qué es lo que creamos? ¡Todas aquellas cosas que no queremos! Y pareciera que todo lo que no queríamos que pase comienza a suceder… Nuestros hijos empiezan a usar drogas, nos enfermamos, perdemos nuestros trabajos y no llegamos a fin de mes con todos los gastos que tenemos. Esto sucede porque nosotros somos maestros creadores y estamos creando todo, todo el tiempo, pero usualmente desde un nivel subconsciente; Y no nos damos cuenta que estamos creando desde nuestras creencias de limitación y negatividad.

 

Como sociedad, estamos más habituados a ver el mundo desde nuestras carencias, desde lo que no podemos o no queremos y nos vamos limitando, nos ponemos en el lugar de víctimas donde la queja y los problemas siempre ganan. No importa todo lo que sí tenemos, siempre faltará algo más. ¿Por qué no cuesta tanto ver ese poder de crear y esa grandeza que tenemos dentro?

 

Al comenzar a vernos como creadores, y no como víctimas de una influencia externa o de circunstancias externas, nos volvemos capaces de cambiar nuestras vidas y con esto también cambia la percepción que tenemos del mundo. Nos convertimos en guerreros en vez de mendigos; y nuestra autoestima aumenta porque podremos lograr aquello que parecía imposible. La habilidad para crear tiene todo que ver con la autoestima.

 

Primero debemos ser claros y específicos sobre lo que sí queremos. Y luego debemos entender que no siempre conocemos el cuadro completo o lo que es mejor para nosotros en un momento dado. Todo en nuestra vida es transitorio y cuando abrimos nuestros brazos y soltamos las preconcepciones acerca de cómo deben ser las cosas, es ahí donde empieza la magia. Nos abrimos a posibilidades sin límites, mucho más maravillosas que nuestros sueños más grandes.
Pero para esto debemos aprender a confiar, a soltarnos y a fluir en el Universo.

 

Cuando tengo claridad sobre lo que deseo y enfoco mi atención con alegría, gratitud y amor, entonces podré crear en mi vida todo aquello que deseo. Todo el universo me apoya. Cuando quiero enfocarme en la negatividad y en la carencia todo el universo también me apoya, porque aquello en lo que concentro mi atención, crece. Entonces, ¿en qué quieres enfocarte? ¿En alegría, gratitud y amor o en carencia, negatividad y limitación? Es tu decisión: Miedo o Amor, Verdad o Ilusión. ¿Cuál eliges? Está todo en tu cabeza.

 

¡Infinitas posibilidades nos esperan, es nuestro deseo que sean con Amor, Paz, Alegría y Gratitud para todos!

 

 

 

Foto de Portada: Designed by Victor217 / Freepik

 

 

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: