Repensando la forma en que hacemos negocios – Noticias AMAGI
17391
post-template-default,single,single-post,postid-17391,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Repensando la forma en que hacemos negocios

Una nueva economía está emergiendo en todo el mundo, donde las empresas además de buscar ser rentables tienen otros propósitos vinculados con brindar servicios y/o productos que impacten positivamente en la comunidad, el ambiente y la sociedad.

 

 

El desempleo, la exclusión, la desigualdad, las recesiones económicas, la pobreza y el calentamiento global, entre otros problemas actuales, nos obligan a repensar la manera en la que hacemos negocios. A raíz de ello han comenzado a surgir empresas con objetivos económicos, sociales y ambientales explícitos. De esta forma, ya no es un área de Responsabilidad Social Empresaria que realiza las acciones, sino que la sustentabilidad es transversal a toda la organización y se encuentra en la manera en que se hacen las cosas, es el centro del negocio, la actividad principal de la empresa.

 

Actualmente, los consumidores o usuarios tienden a ser más conscientes y utilizan su poder de compra al momento de decidir qué comprar o a quién contratar; siendo más exigentes no sólo con la calidad, sino también queriendo saber de dónde viene el producto que consumen, cómo fue fabricado, quién lo hizo y en qué condiciones, entre otras cosas. Asimismo, diversas organizaciones internacionales promocionan las empresas de triple impacto, por medio de la formación, consultoría y financiamiento. Motivo por el cual, éstas empresas comienzan a posicionarse como las “preferidas”, ya que adicionalmente se caracterizan por tener una gestión transparente, además de vincularse directamente con los objetivos mundiales de las Naciones Unidas, conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 

 

¿Cuál es el impacto que tiene mi empresa?

 

Para saber cómo está la organización se pueden utilizar diversas herramientas de medición, en Amagi recomendamos la B Impact Assessment, que utilizamos tanto para medirnos nosotros como para así también asesorar a empresas. Es una herramienta gratuita y se encuentra disponible on line en www.bimpactassessment.net

 

Esta evaluación te guía a través de una serie de preguntas que muestran qué se necesita para construir un negocio mejor para los trabajadores, la comunidad y el ambiente. Además permite comparar las respuestas con miles de empresas de todo el mundo, mostrando cómo se está posicionado. Y, por medio de los reportes que emite, permite crear un plan de mejora personalizado para el negocio. Y por último, pero no menos importante, la evaluación incluye a los más altos estándares de gestión a nivel mundial (ISO14000, ISO26000, Comercio Justo, FSC, Leed (y mucho más). Tal es así que Naciones Unidas ha firmado un acuerdo con sus desarrolladores para evaluar a empresas de todo el mundo en relación a las ODS.

 

 

Algunas preguntas para repensar el impacto ambiental de la empresa

 

En esta oportunidad te compartimos algunas acciones o preguntas, extraídas de la evaluación de Impacto B, que te ayudarán a reflexionar sobre el impacto ambiental de tu empresa, en próximas ediciones del periódico te compartiremos otras vinculadas también a otras temáticas relacionadas con trabajadores, la comunidad y gobernanza.

 

Gestión Ambiental

  • ¿Los productos o procesos de su empresa están estructurados para restaurar o preservar el medio ambiente?
  • ¿Qué prácticas implementa la empresa en la mayoría de sus plantas de producción y oficinas para maximizar la eficiencia ambiental de sus instalaciones? (Ej: en los edificios se aplican estrategias de ahorro energético, tienen sistemas para mejorar el uso eficiente del agua, tienen sistemas para monitorear y mejorar la calidad del aire, se utilizan materiales sostenibles para la construcción u operación de los edificios, Los terrenos para construir se eligen en función de ciertos criterios de sostenibilidad, Los edificios tienen la certificación LEED o una certificación equivalente).

 

Energía

  • ¿La empresa monitorea, registra o genera informes sobre su consumo energético? ¿ha establecido objetivos de reducción?
  • ¿Qué fuentes de energía utiliza su empresa para la electricidad? (Ej: Generadores que utilizan biocombustible u otras fuentes de energía limpia o renovable)

 

Agua

  • ¿De qué manera se monitorea y se administra el consumo de agua de su empresa?
  • ¿La empresa realiza un control de sus aguas residuales tóxicas y peligrosas? ¿Tiene objetivos de reducción?
  • ¿Qué métodos de conservación del agua se han implementado en la mayoría de las oficinas corporativas o las plantas de producción? (Ej: Grifos, inodoros, mingitorios o regaderas/duchas para el ahorro de agua, uso de aguas grises para el riego, Irrigación de bajo volumen, Recolección de agua de lluvia).

 

Desechos no Peligrosos

  • ¿De qué manera se monitorea y se administra la producción de desechos en la empresa? ¿Se ha fijado como meta su reducción o tener cero desecho?

 

Procesos de fabricación innovadores y ecológicos

  • ¿Los procesos de fabricación que utiliza su empresa están diseñados de manera innovadora para reducir su impacto ambiental o tienen una huella ambiental significativamente menor que la huella estándar de la industria?
  • ¿Su empresa tiene un sistema de gestión ambiental para hacer un seguimiento de los aspectos más significativos de su impacto ambiental (p. ej., desechos producidos, datos sobre el uso de la energía o sobre emisiones de gases, uso del agua, etc.) que incluya metas y objetivos para eventualmente mejorar el impacto ambiental?
  • ¿Su empresa ha comparado su desempeño ambiental con el de empresas similares o de la industria en general?

 

 

Sabemos que el camino hacia la sustentabilidad lleva tiempo y requiere el compromiso de la organización para su logro, pero paso a paso se pueden lograr mejoras y cambios. Como decía San Francisco de Asís:

 

“EMPIEZA POR HACER LO NECESARIO, LUEGO HAZ LO POSIBLE Y DE PRONTO ESTARÁS LOGRANDO LO IMPOSIBLE”.

 

Foto de Portada: «Designed by Freepik»

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: