Se han perdido dos palabras, ¿En dónde están la empatía y la tolerancia? – Noticias AMAGI
17371
post-template-default,single,single-post,postid-17371,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Se han perdido dos palabras, ¿En dónde están la empatía y la tolerancia?

La discriminación, el resurgimiento del antisemitismo, la marginación de los migrantes y refugiados, como ejemplo de algunos de las problemáticas que vivimos a nivel global me hacen pensar en dos palabras que parecen olvidadas, empatía y tolerancia. Y no sólo nos olvidamos de estas palabras frente a estos temas, también parece que han sido olvidadas en la cotidianeidad de todos los días. Cuando criticamos y juzgamos a otras personas, cuando vamos por la calle conduciendo y le gritamos a otro, en la cola del supermercado o en el banco, cuando juzgamos a otros por su apariencia física, cuando discutimos sobre política o por partidos de fútbol y así podría continuar con una lista casi interminable de situaciones en las que día a día nos encontramos metidos en el odio, la discriminación y la intolerancia.

 

Para recordar un poco estas palabras busqué sus definiciones en Wikipedia, enciclopedia digital de acceso libre.

 

La empatía (del griego, “emocionado”) es la capacidad de percibir, compartir y comprender (en un contexto común) lo que otro puede sentir, preocupándose por experiencias ajenas. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva cuando es consciente de que otros pueden ver y pensar de manera diferente.

 

Tolerancia se refiere al respeto hacia las ideas, preferencia, forma de pensamiento crítico o comportamientos de las demás personas. Se basa en permitir hacia la otra persona que es diferente de lo propio. La palabra proviene del latín tolerantĭa, que significa “cualidad de quien puede aceptar”.

 

Ambos conceptos se relacionan con la aceptación y la consideración de las acciones y opiniones de otros, aún cuando sean diferentes a las nuestras. El hecho de que alguien se comporte diferente a nosotros o que piense distinto no necesariamente tiene que ser algo malo. Incluso en los colegios, en niños y adolescentes vemos cómo las diferencias son motivo de conflicto y peleas. Porque es esto lo que les estamos enseñando con nuestro ejemplo.

 

Es momento de aceptar la individualidad que cada uno de nosotros tenemos, sabiendo que aquello que nos hace diferentes nos hace diversos y nos enriquece. Además, nos permite convivir en paz y armonía, si abrazamos la diversidad podemos reducir la inequidad y la brecha de desigualdad que hoy vivenciamos. Para ser tolerantes tenemos que desarrollar la empatía, para escuchar y aceptar a los otros. ¿Cuál es la receta para lograrlo? Pensar antes de actuar o decir algo, tomémonos unos segundos para reflexionar sobre el significado de esas dos palabras, veamos al otro con toda su historia, con lo que siente, con su mochila. Y luego de haber pasado ese filtro por nuestra mente, decidimos qué vamos a decir o hacer. Siendo conscientes de nuestras acciones y del impacto que éstas generan.

 

 

 

Foto de Portada: Designed by rawpixel.com / Freepik

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: