Seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos – Noticias AMAGI
17159
post-template-default,single,single-post,postid-17159,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos

Nuestras acciones son nuestro futuro. Un mundo #HambreCero para 2030 es posible

 

La lucha contra el hambre recibe nuevas presiones. Después de un período de declive, el hambre crónico y la malnutrición están aumentando de nuevo a escala mundial, amenazando con revertir décadas de avances. Los conflictos, el clima, la economía, y la desigualdad. Estas son solo algunas de las razones por las cuales el objetivo de un mundo con Hambre Cero puede parecer más difícil de lograr que antes. Abordar la malnutrición, en todas sus formas, se complica cada vez más a causa del sobrepeso y la obesidad. En un mundo que produce suficientes alimentos para todos, una de cada nueve personas padece hambre crónica. Pero la experiencia ha demostrado que la seguridad alimentaria y la nutrición pueden dar grandes pasos cuando los países, las instituciones y las personas trabajan juntos. Este es el momento de redoblar los esfuerzos para alcanzar el objetivo acordado a nivel mundial de Hambre Cero, como se detalla en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Tomar medidas no es una opción. Es un paso necesario para un futuro verdaderamente sostenible para todos.

 

 

¿Qué ha sucedido?

 

Los conflictos violentos en todo el mundo han aumentado, especialmente en los países que ya se enfrentan a la inseguridad alimentaria, lo que contribuye a la migración forzada. La sequía y otros fenómenos meteorológicos extremos han afectado negativamente los suministros de alimentos y los ingresos, provocando mayores desplazamientos. Estos factores, combinados con desaceleraciones económicas y niveles de sobrepeso y obesidad que aumentan rápidamente, han reducido en más de una década el progreso en la lucha contra el hambre y la malnutrición. Solo el año pasado, el mundo se enfrentó a una de las mayores crisis humanitarias, con 20 millones de personas en riesgo de hambruna en cuatro países: Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. Un niño muere de hambre cada doce segundos.

 

 

La transformación es crucial

 

A pesar de estas condiciones dramáticas, un reciente repunte económico mundial ha abierto una nueva ventana de oportunidades para que naciones, continentes, sectores y profesiones vuelvan a encarrilar los esfuerzos del Hambre Cero. Esto requiere una transformación fundamental y continua en la manera de cultivar nuestros alimentos, gestionar los recursos naturales y apoyar a las comunidades vulnerables.

 

 

La conexión rural

 

No se puede alcanzar el objetivo mundial de lograr el Hambre Cero en 2030 sin abordar las conexiones entre la seguridad alimentaria y el desarrollo rural. El ochenta por ciento de los pobres del mundo vive en zonas rurales donde las personas dependen de la agricultura, la pesca o la silvicultura para ganarse la vida. Proteger y promover su bienestar es fundamental para reducir la malnutrición en todas sus formas, mejorar los sistemas de producción alimentaria para todos y preservar la salud de los recursos naturales de la tierra a largo plazo.

 

 

¿Qué se puede hacer?

 

La buena noticia es que hay más información que nunca acerca de lo que funciona en la lucha contra el hambre y la malnutrición, incluso en medio de desafíos extremos. Pero lograr el Hambre Cero en todo el mundo requerirá que las personas trabajen juntas más estrechamente, a escala mundial y local, para mejorar las oportunidades de todo el mundo de vivir una vida saludable y productiva.

El Hambre Cero es la misión de todo el mundo y todos se pueden beneficiar. Los gobiernos, las organizaciones, los agricultores y los intereses del sector privado pueden tener una repercusión enorme en la expedición hacia el Hambre Cero, pero no pueden hacerlo solos. Todos debemos desempeñar un papel, todos los días, al usar los recursos de la tierra de manera más sensata, siguiendo dietas nutritivas, reduciendo los desperdicios, adoptando estilos de vida más sostenibles y compartiendo ideas y opiniones sobre cómo lograr estas cuestiones.

 

 

 

 

Para encontrar las últimas noticias sobre el #HambreCero visite el sitio web de la FAO, www.fao.org

 

 

 


 

Fuente consultada: FAO Día Mundial de La Alimentación, disponible en www.fao.org/WFD

 

 

 

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: