Una nueva politicidad en los jóvenes – Noticias AMAGI
17428
post-template-default,single,single-post,postid-17428,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Una nueva politicidad en los jóvenes

La globalización y las nuevas formas de comunicación expanden la participación y el activismo en las nuevas generaciones

 

El modelo de sociedad basada en el consumo desmedido e indiscriminado, que afecta de manera global, está en crisis. El mismo, fomenta una cultura individualista y fragmentada, prevaleciendo la satisfacción inmediata sin reparar en las futuras generaciones. Así es como, entre otras cosas, entra en crisis el “modelo multicultural”, ya que como consecuencia de la crisis económica y social, aumenta el rechazo y la exclusión a personas de diferentes orígenes étnico-culturales en las sociedades desarrolladas, siendo más afectados los jóvenes y quienes provienen de países en vías de desarrollo. Asimismo, una nueva politicidad está emergiendo, dirigida en su mayoría por jóvenes que cuestionan el modelo de desarrollo desigual basado en el consumo desmedido. Ellos revalorizan la dignidad humana y con ella la igualdad, el acceso a la educación, el conocimiento y la información, así como el fortalecimiento de vínculos sociales más democráticos y solidarios. Los mismos movimientos indagan, revisan y cuestionan los conceptos en búsqueda de dignidad y equidad, así como también de la inclusión en la sociedad actual. Por esta razón, es importante reconstruir el espacio público, los modos y mecanismos de la coordinación estatal, y ampliar y expandir políticas deliberativas.

 

El multiculturalismo muestra la multiplicidad de identidades y culturas en que vivimos, pero también los complejos conflictos vinculados a la convivencia y tolerancia hacia quienes pueden ser distintos a uno. De acuerdo al Informe sobre desarrollo humano 2004 realizado por el PNUD existe una exclusión que es de participación en donde la persona o los grupos se ven impedidos de participar en la sociedad. La decisión, de excluir a una persona o de participar, puede estar relacionada con muchas de sus características, como el género, la etnia o la religión. De igual forma, hay otro tipo de exclusión que se basa en el modo de vida que una persona o grupo eligen, aquí predomina la intolerancia religiosa y las poblaciones de inmigrantes, entre otros. La diversidad cultural en Latinoamérica históricamente se ha manifestado por la desigualdad en la política, la economía, los ámbitos de sociabilidad, en los campos del trabajo, la educación, la salud, y, en general, en las relaciones sociales excluyentes, autoritarias e incluso paternalistas, en todos los espacios de la vida cotidiana. Sin embargo, gracias a la democracia y a las protestas y luchas de movimientos socioculturales la situación está tendiendo a revertirse. Las nuevas formas de comunicarse promueven el uso de las tecnologías de la información y la comunicación en el espacio público. Siendo un lugar de encuentro donde las ideas y los valores se forman, transmiten, intercambian, respaldan y combaten. Así los ciudadanos pueden organizarse frente al conflicto e intercambiar información. Castells sostiene que “Hemos entrado en un mundo verdaderamente multicultural e independiente que sólo puede comprenderse y cambiarse desde una perspectiva plural que articule identidad cultural, interconexión global y política multidimensional” (Castells, p: 53). Es así como la globalización, no sólo ha producido la concentración de poder, sino que también ha fortalecido las capacidades de los individuos en una “nueva politicidad” en donde se expanden las posibilidades de participación, la espontaneidad, la cooperación, la auto organización y el activismo político. A su vez, teniendo como fundamento la ética y la dignidad, demandan canales de expansión democrática y realizan una crítica ética de las prácticas de poder.

 

 

¿Cuál es el puente que los une?

 

Un valor común a todas las culturas, que permite establecer un “puente” ético entre el desarrollo humano y el desarrollo informacional, es la idea de dignidad, la cual se vincula a los valores de libertad, justicia y vida digna, provenientes en buena medida del enfoque de desarrollo humano. De esta forma, las interacciones globales, sólo pueden funcionar bien si se rigen por lazos de valores, (como la ética, la dignidad, la igualdad, el respeto por la libertad) comunicación y compromisos compartidos. Todas las culturas comparten una base común de valores que constituyen el cimiento sobre el cual se funda la ética global. El hecho de que los individuos puedan tener identidades múltiples y complementarias apunta a que pueden descubrir esta base común de valores. La principal fuente que nutre a la ética global es la idea de la vulnerabilidad humana y el deseo de aliviar al máximo el sufrimiento de cada individuo, además de la noción de que todos los seres humanos comparten una moral básica. Es así como, estos valores compartidos constituyen los cimientos del desarrollo humano, para que todas las personas tengan una vida digna eligiendo, con libertad, la vida que desean vivir.

 

 

 


 

Bibliografía Consultada

Castells, M. (1997), La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol. I. La sociedad red. Alianza Editorial, Madrid. “Prólogo: La red y el yo” (pp. 27-54) y Capítulo 2: “La economía informacional y el proceso de globalización” (pp. 93-133 y 172-175)

Habermas, J. (2010), “El concepto de dignidad humana y la utopía realista de los derechos humanos”, en Diánoia, Vol. LV, Nro. 64 (mayo). (p. 3-25)

Jackson, G. (2013), El país que soñamos, Debate, Santiago de Chile. Capítulos: “Introducción” (p. 11-22), Capítulos 1 (p. 23-44), 3 (p. 65-91) y 5 (p. 113-134) y “Epílogo” (p. 135-141).

PNUD (2004), Informe sobre desarrollo humano 2004. La libertad cultural en el mundo diverso de hoy. PNUD / Ediciones Mundi-Prensa Libros, Madrid. Capítulo 1: “Libertad cultural y desarrollo humano” (pp. 13-25).

Vega, J.E. (2004), “Diversidad, igualdad y exclusión. Multiculturalismo y democracia: promesas y problemas”, en Cuaderno de Futuro, Nro. 20. PNUD Bolivia, La Paz (p. 39-102).

 

 

Foto de Portada: Designed by Freepik

#Seguinos en Instagram
A %d blogueros les gusta esto: